El programa estudiantes: atención, concentración y memoria.

En semanas anteriores te he hablado del nivel básico y el programa ejecutivo. Me queda por explicar entonces el programa estudiantes. El programa estudiantes está pensado para adultos en formación, es decir, para todas aquellas personas que necesitan el máximo de su rendimiento intelectual. Como siempre se trabajarán de forma genérica todas las capacidades cognitivas, pero se hará un especial hincapié en la atención, la concentración y la memoria, así como en técnicas de relajación.

¿Qué trabajamos?

De la atención ya te he hablado con anterioridad. A modo de resumen recordaré que la atención es una de nuestras capacidades cognitivas más importantes, ya que, sino prestamos atención de una manera adecuada, la información que llega a nuestro cerebro puede ser incompleta o deformada y por lo tanto alterar el funcionamiento del resto de nuestras capacidades cognitivas.

Durante las horas de estudio, la falta de atención puede repercutir en distintos aspectos: dificultará la organización del trabajo, supondrá problemas a la hora de gestionar los tiempos y provocará olvidos repetidos.

La concentración es especialmente importante para el proceso de aprendizaje, de ahí la importancia de potenciar esta capacidad, que es imprescindible para la adquisición de nuevos conocimientos. La lectura, la meditación y el yoga han probado ser medios efectivos para mejorar la concentración mental. En los gimnasios cerebrales se propondrán técnicas y ejercicios para aumentar nuestro nivel de concentración.

La memoria es una función del cerebro que permite codificar, almacenar y recuperar información y que está muy ligada al aprendizaje ya que en términos prácticos es su expresión. Por lo tanto, tiene tres funciones básicas, recoge nueva información, la organiza para que tenga un significado y la recupera cuando es necesario recordar algo. La memoria se puede ejercitar. En este caso distintas técnicas, estrategias y ejercicios nos ayudarán a potenciarla.

¿Cómo trabajamos en el gimnasio cerebral?

Tal vez la mejor manera de explicar cómo se trabaja en el gimnasio cerebral, sea, como siempre, con un ejemplo. Hoy te hablaré de Cristina. Cristina tiene 33 años y ha empezado a estudiar en la universidad la carrera de derecho a distancia. Era algo que tenía pendiente desde hacía tiempo y por fin se ha decidido, además cree que le servirá para mejorar laboralmente. Empezó con mucha ilusión y muy motivada, eso le dio mucho empuje e hizo que el primer año aprobara todas las asignaturas, si bien le paso factura tanto física como emocionalmente. Compaginar trabajo y estudios no es fácil. Acumulamos cansancio y estrés lo que va haciendo que cada vez retengamos menos la información, prestemos menos atención, necesitemos más tiempo para aprender… Cristina trabaja ocho horas diarias, por suerte en horario intensivo, por la mañana trabajaba hasta las tres de la tarde, come en una hora y estudia de cuatro y media a nueve cada día. Los fines de semana también estudia. El segundo año suspende la mitad de las asignaturas. Le cuesta cumplir los horarios que se ha impuesto para estudiar, cuando estudia no es capaz de concentrarse y se distrae con mucha facilidad. Siente que el tiempo que dedica a estudiar no le cunde como antes. Está cansada, irritable y de mal humor. Ya no disfruta de estudiar y se ha convertido en una carga.

Cuando Cristina llega a los gimnasios cerebrales está dispuesta a darse una última oportunidad antes de tirar la toalla porque cree que quizás lo de estudiar una carrera es demasiado para ella sobre todo teniendo que trabajar. Cristina está cansada, lo cual es normal teniendo en cuenta que estudia y trabaja. A causa de los nervios duerme mal y no descansa las horas suficientes. No se concede tiempo para relajarse y desconectar de las obligaciones. Siempre está pensando en lo que tiene que hacer en vez de centrarse en lo que está haciendo en ese momento.

Atacamos el problema desde varios frentes. Por una parte, trabajamos la gestión de sus tiempos y ella misma elaboró un horario realista, dejando tiempo no solo para trabajar sino también para descansar y relajarse. Empezó a llevar una agenda realista y organizada, lo cual le ayudo a rebajar su nivel de estrés y la sensación de que no llegaba a todo. Aprendió técnicas de estudio que le ayudaron a sacar más partido al tiempo que dedicaba a estudiar.

Por otro lado, trabajamos la atención, la concentración y la memoria a través de ejercicios y técnicas específicas. También trabajamos técnicas de relajación para aprender a desconectar.

Y a un tercer nivel, mejoramos su dieta, un poco descuidada porque no tenía tiempo de organizar menús ni cocinar y empezó a hacer ejercicio regularmente. Todo ello ayudo a mejorar su humor, su autoestima y su estado físico, haciendo que se sintiera con más fuerzas y energía para afrontar los retos que se le presentaban.

Como siempre digo el esfuerzo tiene sus recompensas. No os diré que paso a sacar sobresalientes, pero sí que sus notas mejoraron y a día de hoy está en el que esperamos sea su último año de carrera.

El consejo de la semana.

Algunos consejos para sacar más partido al rato que dedicas a estudiar.

  1. Mantén la zona de estudio limpia y ordenada. Intenta tener todo el material que vayas a necesitar a mano.
  2. Aleja todos aquellos objetos que puedan distraerte de la zona de trabajo. Móvil, revistas, juegos, cualquier objeto que de repente pueda ejercer sobre ti una fascinación irresistible, en resumen, casi cualquier cosa que no tenga como objeto el estudio.
  3. Planifícate y organízate. Créate un hábito diario, con unos horarios realistas e intenta llevar las asignaturas al día.
  4. Plantéate objetivos realista y a corto plazo. No vale esta semana voy a estudiar tres temas. Primero, seguramente el nivel de conocimiento que adquieras de los temas no será el adecuado y, en segundo lugar, no cumplir tus objetivos desmotiva.
  5. Actitud positiva. Eres capaz y lo sabes, pero nadie dijo que fuera fácil. El esfuerzo tiene su recompensa.
  6. Estudia con papel y lápiz y ves tomando notas. Esto evitará que te distraigas y hará que estés más concentrado.
  7. Empieza por lo más difícil cuando estás más fresco, toma descansos frecuentes y no hagas maratones de estudio de una sola asignatura ya que ante la falta de novedad llega un momento en el que el cerebro deja de retener la información como al inicio.

Estos son solo unos sencillos consejos que te facilitarán el momento de empezar a estudiar.

El ejercicio de la semana.

El ejercicio de la semana. La semana pasada os propuse un problema de lógica. La solución es “porque el hombre es muy bajito y no llega más allá del botón del séptimo”. Aunque es probable que se os hayan ocurrido otras soluciones, no vale inventar información adicional, solo se puede construir la respuesta con la información que da el enunciado. No vale que su madre vive en el séptimo y va cada día va a visitarla (no sabemos si su madre vive en el séptimo), ni que lo hace por salud (siempre sube hasta el séptimo, siempre, si fuera por salud el día que llegue más cansado o vaya cargado con la compra subiría hasta el décimo con ascensor). Y por otra parte la respuesta válida es siempre la más sencilla de todas las explicaciones.

Esta semana te propongo un ejercicio para trabajar la concentración, y es tan sencillo como ir a dar un paseo. Pero claro está que no termina aquí el trabajo. Vamos a dar un paseo y nos vamos a concentrar en detectar aromas. Centrémonos en el sentido del olfato que por lo general lo tenemos muy olvidado. El olor de comida que se está cocinando, el humo de los coches, el perfume de alguien que pasa, el aroma del pan recién hecho al pasar por una panadería, el olor de los contenedores cuando pasamos por su lado, porque no, si nos concentramos no vamos a discriminar aromas por ser más o menos agradables. Paseemos una media hora, que además nos irá bien para hacer ejercicio, y veamos cuantos aromas somos capaces de percibir. Si quieres puedes anotarlo en un papel cuando finalices el paseo y así trabajamos también un poco la memoria.

Y hasta aquí por hoy. Si tienes alguna pregunta o quieres recibir más información no dudes en contactar conmigo a través del mail Gisela@socialneuroselling.com o de la página www.juanantonionarvaez.com y estaré encantada de ayudarte. Y recuerda, para la mente nunca es suficiente, a seguir entrenando.

 

 

 

 

Percepción y lenguaje corporal en la negociación.

Percepción y lenguaje corporal en la negociación.

Percepción.

Hace unos días escribí sobre la percepción y lo primero que hice fue definirla. Se entiende por percepción al proceso mediante el cual el sistema nervioso capta, organiza y procesa los cambios en el entorno y en el propio organismo, preparándonos para actuar en consecuencia. Enfaticé el hecho de que es una interpretación, con lo cual, a través de la percepción, construimos nuestra realidad, aunque no sea la auténtica.

Constantemente estamos recibiendo estímulos, información que llega a nuestro cerebro y este se encarga de seleccionar y procesar. Inconscientemente recibimos muchísima información y hemos de aprender a sacarle el máximo provecho. En los gimnasios cerebrales se emplean técnicas para potenciar la percepción y maximizar su rendimiento.

Percepción y lenguaje corporal.

Una gran fuente de información para la percepción es el lenguaje corporal, y este es susceptible de ser entrenado para emitir la información que deseamos o bien para aprender a estar más atentos a lo que nuestro interlocutor emite.

Según las investigaciones, aproximadamente un 55% del contenido de la comunicación se transmite a través del lenguaje corporal, siempre y cuando haya congruencia entre lo que se dice y lo que se transmite. ¡Y la mayoría de las veces ni tan siquiera somos conscientes!

Si durante una negociación nuestro interlocutor cruza los brazos o inclina el cuerpo hacia delante nos está dando una gran cantidad de información que hemos de ser capaces de interpretar.

La toma de contacto.

Desde el primer momento que iniciamos la toma de contacto con una persona estamos transmitiendo información. Actos tan sencillos como saludar o como nos sentamos dicen muchas cosas sobre nosotros.

Cuando hablamos de la percepción comentamos la existencia de sesgos y uno de ellos era el “efecto de la primera impresión o efecto halo”. Este consistía en quedarnos con los aspectos que nos llaman la atención en una persona la primera vez que la vemos, y a partir de entonces, establecemos sus características personales en base a esa primera impresión. Dicen los psicólogos que en un máximo de 30 segundos ya nos hemos hecho una primera impresión, por lo tanto, vamos a intentar que ésta sea buena.

Tomar la iniciativa a la hora de dar la mano denota seguridad. El apretón debe ser firme, pero sin “estrujar”, en vertical, tu mano no debe quedar ni por encima ni por debajo de la de tu interlocutor y debe ir acompañado de un saludo verbal (“encantado de conocerte”,” Buenos días”). Sonríe y mantén el contacto visual (gestos que transmiten que eres una persona confiable). Y por último no alargues el contacto más de uno o dos segundos, resulta incómodo. En el caso de que tu interlocutor sea mujer, en el ámbito profesional se saluda dando la mano igual que a los hombres.

A la hora de sentarse hay que evitar las posiciones enfrentadas ya que resultan muy agresivas y levantan un muro entre nosotros y nuestro interlocutor. En una mesa rectangular nos sentaremos en una posición de 90 grados y en el caso de una mesa redonda lo ideal es sentarse uno al lado del otro. Los pies bien apoyados en el suelo y las piernas ligeramente abiertas o juntas por las rodillas suele denotar sinceridad y atención. Y por último los brazos. Deben estar encima de la mesa, es muy incómodo no ver lo que la persona que tienes enfrente hace con sus manos.

El poder de una mirada.

En el método SocialNeuroSelling se dan claves para interpretar la comunicación no verbal y aprender a transmitir emociones positivas que nos ayuden a la hora de realizar nuestro trabajo. Es realmente un tema apasionante y largo del que podríamos estar hablando durante horas. Como no dispongo de tanto tiempo hoy quiero daros una serie de tips sobre lo que transmiten las miradas.

  • Una mirada directa a los ojos muestra interés, pero hay que vigilar en no prolongarla demasiado porque puede convertirse en una sensación amenazante. Por otra parte, no mantener el contacto visual, no mirar a los ojos o desviar la mirada continuamente denota inseguridad o falta de sinceridad.
  • Hay que vigilar hacia donde miran los ojos. Tus ojos hablan y en función de hacia dónde miren estarán diciendo una cosa u otra ya que reflejan el hemisferio cerebral empleado para procesar la información:
  • La posición de los ojos arriba y hacia la derecha, generalmente indica que la persona está inventando una imagen y cuando los ojos se dirigen hacia arriba y a la izquierda es que está recordando.
  • Una mirada hacia la derecha significa que la persona está creando sonidos y hacía la izquierda que recuerda.
  • Una mirada hacia abajo y a la izquierda denota conversación interior. Y por último dirigir la mirada hacia abajo y a la derecha es que estamos entrando en contacto con nuestros sentimientos.
  • Evidentemente estos movimientos son muy rápidos y seguidos y hay que estar entrenado para captarlos. Además, hay personas que tienen esta programación a la inversa, como a menudo pasa con los zurdos.

 

Entrenando detectar claves de acceso ocular.

Aprovechando que te he hablado de las claves oculares vamos a jugar a detectarlas. Para el ejercicio de hoy necesitarás un colaborador. Vamos a intentar detectar su patrón. Si puedes pedir ayuda a un niño en ellos los patrones son mucho más fáciles de detectar. Para ello utilizaremos una serie de preguntas. Hemos dicho que mirar hacia arriba tiene que ver con imágenes, hacía los lados con los sonidos y hacía abajo con los sentimientos. Ahora hemos de averiguar si la persona que tenemos enfrente recuerda hacia la izquierda e inventa hacia la derecha o al revés.

Siéntate enfrente de la otra persona, mírale a los ojos y pregúntale:

  • ¿Cómo serían tus vacaciones ideales? En esta pregunta inventa, lo habitual es que mire hacia arriba y hacia la derecha.
  • ¿De qué color es tu coche? Recuerda, arriba izquierda.
  • ¿Cómo sonaría un martillo golpeando un cristal? En este caso auditivo creado, miraría hacia la derecha.
  • ¿Qué te he preguntado en la pregunta anterior? Auditivo recordado, mirada hacia la izquierda.
  • Recuerda interiormente una frase que te motive. Diálogo interior, hacía abajo y a la izquierda.
  • Y por último ¿tienes las manos frías? Hacía abajo y a la derecha.

¿Y bien, tu pareja de ejercicio como tiene los circuitos?

 El consejo de la semana.

Podemos ayudarnos de las claves de acceso ocular para intentar reprogramar nuestro estado de ánimo. Cuando estamos deprimidos o bajos de moral tenemos tendencia a mirar hacia abajo. Te propongo que en esos días salgas a la calle, después de haber desayunado bien, y eleves la mirada. Fíjate en los tejados de las casas, en el sol que te da en la cara o la lluvia depende del día. Las copas de los árboles. Eso sí vigila no tropieces y te rompas una pierna.

Y hasta aquí por hoy. Si quieres más información o tienes alguna pregunta no dudes en contactar conmigo a través del mail gisela@socialneuroselling.com o de la página web www.juanantonionarvaez.com y estaré encantada de ayudarte.

 

 

 

 

Quiero saber más

La toma de decisiones en compras

La toma de decisiones en compras

La toma de decisiones es un proceso a través del cual llegamos a una decisión, pero ¿qué es una decisión? Una decisión es una respuesta a una situación en la que existe más de una línea de acción, a la que llamamos opción o alternativa.

La respuesta es una elección entre las distintas probabilidades basada en las expectativas y en la evaluación de las consecuencias en función de nuestras metas y valores. ¿Vacaciones en la playa o en la montaña? ¿Camisa blanca o negra? ¿Coche grande o pequeño? ¿Desayuno cereales (opción sana) o ese croissant de chocolate que me está llamando (opción menos sana)? A lo largo del día estamos constantemente tomando decisiones, algunas de manera casi automática y otras de manera más reflexiva.

Decisiones rutinarias o complejas.

A la hora de realizar una compra, el cliente puede tomar decisiones rutinarias o complejas. En el caso de las decisiones rutinarias, el proceso, está muy automatizado. Por ejemplo, cuando vamos a comprar a un supermercado. Según un estudio de dinámicas de compra en los hogares españoles, nueve de cada diez compradores van con una lista de la compra donde se anota el producto genérico (por ejemplo, leche).

La elección de la marca se deja para el último momento en el 62% de los casos, y ésta decisión acabará basándose en percepción de calidad, ofertas, atractivo del packaging…). Dentro de las decisiones rutinarias se incluyen las compras por impulso. Vemos una tableta de chocolate y sentimos deseos de comerlo, por lo tanto, lo añadimos al carro de la compra.

En cuanto a las decisiones complejas, son las que el cliente toma con menor frecuencia y suelen representar un mayor desembolso económico. Vamos, que a la hora de comprar un piso nos lo pensamos más que a la hora de comprar unos calcetines.

La toma de decisiones complejas se hace en cinco fases:

  • Reconocimiento de la necesidad. En esta fase, el comprador, se da cuenta de que tiene una carencia que necesita cubrir y satisfacer. Ésta es la fase en que orientamos al cliente hacia los productos de nuestra empresa. Hemos de hacer que desee nuestros productos y no los de la competencia. Pongamos un ejemplo. Tú cliente tiene que cambiar de ciudad por motivos laborales y necesita una vivienda en el nuevo destino para él y su familia.

 

  • Búsqueda de información. Una vez consciente de su necesidad va a buscar toda la información relevante. La importancia que el cliente le dé a la compra es directamente proporcional al tiempo que le dedicará a esta fase. En esta fase has de tener claras cuáles son las necesidades de nuestro cliente y ofrecerle toda la información necesaria para cubrirlas. Colegios, farmacias, médicos, transporte público, parques para que jueguen los niños, piscina comunitaria, distancia a los respectivos trabajos… En éste paso es tu labor la de proporcionar toda la información de tu producto. Has de destacar los puntos más importantes para las necesidades de tu cliente, que tendremos muy claras porque hemos trabajado bien el punto anterior.

 

  • Evaluación de las alternativas. Para determinar cuál es la mejor opción y con toda la información recopilada, se utilizarán los criterios de evaluación para poder valorar las distintas opciones. Dependiendo de las preferencias de tu cliente, éste irá decantándose entre opciones. ¿Un piso más caro, con piscina comunitaria, poca luz, cerca del centro y más pequeño o una casita en las afueras con jardín, mucha luz y lejos del centro?

 

  • Toma de decisión. El cliente elige la mejor opción en función de sus propios criterios. En esta fase, el cliente, elige la que cree que es la mejor opción y que mejor satisface sus deseos y necesidades. Tu cliente elige el piso céntrico con piscina. Esta es el momento en que se realiza la compra.

 

  • Evaluación post-compra. Última fase pero muy importante. Una vez tomada la decisión y hecha la transacción, tu cliente evalúa cómo ha sido el proceso y la satisfacción con el producto adquirido. Si la valoración es positiva, hablará bien de ti y de tu empresa y es muy probable que vuelva a confiar en ti en un futuro. Si la evaluación es negativa, no estará satisfecho y no volverá a hacer negocios contigo, no te recomendará y probablemente hable mal de tu empresa o producto. Recuerda que es muy importante hacer un correcto seguimiento de tus posibles o presentes clientes.

El consejo de la semana.

Como consejo de la semana te doy una serie de hábitos para intentar mejorar tu proceso de toma de decisiones.

  • Evita aplazar decisiones. Muchas veces, por distintos motivos, vamos aplazando el tener que tomar una decisión. Factores como la inseguridad, el miedo a equivocarnos o al fracaso, la pereza, entre otros, nos hacen ir dejando pasar el tiempo sin llegar a decidirnos. Has de tener en cuenta que le no hacerlo no va a provocar que el dilema desaparezca y saber que lo tienes pendiente te provocará ansiedad, incluso puedes decidir no decidir, pero aun haciéndolo ya has tomado una decisión y podrás dar por zanjado el tema. Ten en cuenta también que tomar decisiones en el último momento hace más fácil que puedas equivocarte por precipitarte. Recuerda que las prisas nunca fueron buenas consejeras.

 

  • Ojo con las emociones. Has de intentar ser lo más objetivo posible a la hora de tomar una decisión y analizar la situación fríamente. Has de ser capaz de dejar de lado tu situación personal y centrarte en los hechos. Vuelve a coger papel y lápiz (cada semana te hago escribir algo jajaja) y anota los pros y contras de la decisión. También sería bueno que imaginaras las consecuencias de tu elección a largo plazo. Plantéate el peor escenario y busca soluciones alternativas.

 

  • Y si a pesar de todo te equivocas…¿y qué? Has de aprender a aceptar que eres capaz de equivocarte, a veces elegimos bien y otras menos bien. De los errores también se aprende y todos nos equivocamos. Como dijo Alexander Pope: “Errar es humano, perdonar es divino y rectificar de sabios”.

En el método SocialNeuroSelling se dan tips y hábitos que nos ayudarán a mejorar nuestro proceso de toma de decisiones y también se ejercita el proceso a través de los gimnasios cerebrales.

Entrenando la toma de decisiones.

La solución al problema de lógica de la semana pasada es: “Sí le pregunto al otro vigilante por qué puerta tengo que salir para no morir,¿cuál dirá?”

En el ejercicio de esta semana vamos a trabajar la toma de decisiones. Te voy a plantear una situación hipotética sobre la que tendrás que tomar una decisión.

La situación es la siguiente: En un momento en que tu situación económica te lo permite te planteas la compra de una segunda residencia. Algo pequeño, en un pueblo turístico costero, a la que esperas sacarle rendimiento alquilándola en temporada alta. Tras la compra te quedarás sin ahorros. ¿Compras o no?

Antes de tomar una decisión, anota cinco aspectos positivos y cinco negativos.Después decide argumentando el por qué de tu decisión.

Y hasta aquí por hoy. Si tienes alguna duda o quieres más información no dudes en contactar conmigo vía mail gisela@socialneuroselling.com o a través de la página www.juanantonionarvaez.com y estaré encantada de ayudarte.

Quiero saber más

Alimentando nuestro cerebro.

Alimentando nuestro cerebro.

Dijo Hipócrates: ”sea el alimento tu medicina y la medicina tu alimento”, resaltando la importancia de la alimentación en el buen funcionamiento de nuestro organismo y mantenimiento de la salud.

Cerebro y dieta.

Lo primero que me gustaría aclarar es que no existe ninguna dieta específica para optimizar el rendimiento del cerebro, ya que las dietas equilibradas están pensadas para conseguir un buen funcionamiento integral del organismo. Pero si que hay alimentos y hábitos que nos ayudarán a mantenerlo sano.

Hecha la puntualización, vamos allá. Los malos hábitos alimenticios se relacionan directamente con el deterioro de las funciones cognitivas. Destacar que el cerebro es el órgano que más energía consume, aproximadamente el 20% de toda la energía diaria en el caso de los adultos. Tenemos la costumbre de comer algo antes de practicar deporte pero no antes de un ejercicio intelectual intenso, ¿quizás deberíamos planteárnoslo?

Y así llegamos a mi consejo favorito, vale la pena madrugar para tomar un buen desayuno. Cuando nos levantamos, nuestro cerebro, lleva mucho tiempo sin comer y tiene hambre. Y piensa en cómo te sientes cuando tienes hambre, pues a tu cerebro le pasa lo mismo, no rinde. Un desayuno sano y completo mejora el rendimiento intelectual pues constituye una fuente de energía que el cerebro necesita después de un periodo de ayuno. Su realización incrementa la concentración, la memoria y otras habilidades mentales.

¿Y qué podemos desayunar? Un buen desayuno sería, por ejemplo, un par de rebanadas de pan integral con tomate, aceite de oliva y jamón, un vaso de leche (si quieres con café) y un zumo de naranja. Otro ejemplo de desayuno equilibrado podría ser un bol de cereales integrales sin azúcar con leche o yogurt, café y un kiwi.

Los nutrientes de nuestro cerebro.

El cerebro se alimenta principalmente de glucosa y necesita alimentarse constantemente para permanecer activo. Para ello requiere diez veces más sangre que el tejido muscular ya que no dispone de un reservorio de glucosa para utilizarla cuando la necesita.

También son importantes las proteínas, que durante la digestión son descompuestas en aminoácidos, y estos a su vez, son el material de construcción de los neurotransmisores.

Y por último, el cerebro, necesita grasa insaturada, en especial omega-3 y omega-6, que nos ayudan a la formación y protección de las células cerebrales.

Una vez esbozadas las necesidades nutricionales de nuestro cerebro, vamos con algunos consejos:

  • Un 70% de tu cerebro está compuesto por agua, por lo tanto, es muy importante mantenerlo hidratado y para ello necesitamos beber agua. La deshidratación de relaciona con falta de concentración e incluso disminución de la memoria.
  • Para mantener los niveles de glucosa es importante ingerir hidratos de carbono (pan, pasta, arroz, cereales integrales y legumbres). Hay investigaciones que demuestran que la ingesta de estos productos reduce el cansancio y mejora la memoria y la agilidad mental.
  • Los ácidos grasos omega-3 y omega-6 no los puede sintetizar el organismo y por ello necesitamos consumirlos con la dieta. Son los responsables de transportar algunas vitaminas y forman parte de las membranas celulares. Otra de sus funciones es la de proteger el cerebro de las dolencias de la edad. Los encontramos en los aceites vegetales, pescado azul (salmón, sardinas, atún…), frutos secos y marisco.
  • Frutas y verduras son indispensables en nuestra dieta. Contienen minerales, vitaminas y fibra. Nos ayudan a la conservación de las capacidades cognitivas además de ayudarnos a disminuir el riesgo de sufrir tumores cerebrales.
  • Hay estudios que demuestran que el consumo de fibra disminuye el riesgo de sufrir un derrame cerebral. Ayuda a regular los niveles de colesterol y retrasa la absorción de los hidratos de carbono favoreciendo que el cerebro reciba la glucosa que necesita. Encontramos fibra en verduras, frutas, legumbres, arroz y cereales integrales.
  • Vitamina B6. Ayuda al mantenimiento del sistema nervioso, participa en la formación de neurotransmisores, ayuda a regular los estados anímicos y participa en la transformación de las grasas y los hidratos de carbono en energía. Teniendo en cuenta estas funciones, es fácil deducir, que es imprescindibles para el buen funcionamiento de nuestro cerebro. La encontramos en huevos, carens rojas, cereales y panes integrales, legumbres, riñones, frutos secos, lácteos y verduras.
  • Vitamina B12. Participa en el metabolismo de las proteínas, es esencial para la producción de células y regula el funcionamiento del sistema nervioso y el cerebro entre otras funciones. Es la vitamina cerebral por excelencia y la encontramos en las proteínas de origen animal. Vísceras, huevos, atún, sardinas, lácteos, almejas y carne.

Los radicales libres.

Hay unas sustancias químicas perjudiciales para nuestra salud y la regeneración celular llamadas radicales libres. Son sustancias químicas resultantes de procesos metabólicos y que intervienen en el intercambio celular del oxígeno y causan un importante daño oxidativo. Su producción se incrementa con el estrés, el sobrepeso, el tabaco… Para combatirlos también podemos recurrir a la ayuda de los alimentos.

Las vitaminas A, C, E, B6 y B12 y ciertos minerales, actúan como antioxidantes. ¿Y dónde encontramos estos nutrientes?

  • Vitamina C. En cítricos (naranjas, mandarinas, limones…), espinacas, coles de bruselas, fresas, papaya, kiwi y pimientos entre otros.
  • Fibras, minerales y ácido fólico en verduras y hortalizas.
  • Vitamina E. En la yema del huevo, margarina, lácteos en general (leche, yogurt, queso…), cereales integrales y vegetales verdes.
  • Vitamina A. pescado azul, yema del huevo, lácteos (mantequilla, leche, yogurt, queso…), zanahorias, tomates, pimientos, albaricoques, calabaza, melón…
  • Entre los minerales destacamos:
    • Lo encontramos en la avena, nueces, marisco, setas, cebollas, judías, pepino, ajo y levadura de cerveza.
    • Fósforo. Carne, pescado, lácteos, legumbres (garbanzos, lentejas, habas…), ciruelas secas, uva pasa, higos secos, dátiles secos, pistachos, nueces, piñones o avellanas…
    • Cereales, soja y frutos secos.
    • Pescado azul, moluscos y frutos secos.

Y nos ponemos a trabajar..

Como ejercicio para esta semana te propongo que durante cuatro o cinco días anotes todo lo que consumes y bebes y luego compruebes si estás dándole a tu cerebro todos los nutrientes que necesita. En los gimnasios cerebrales damos pautas para llevar una dieta sana y equilibrada que nos ayude a conseguir el máximo rendimiento cerebral.

Y para acabar un problema de lógica para poner a trabajar nuestras bien alimentadas neuronas. Anímate a pensar un poco que no es muy difícil.

“Estamos ante dos puertas. Una lleva a una muerte segura y la otra nos permite escapar. Delante de cada puerta hay un vigilante y sabemos que uno de los vigilantes siempre dice la verdad y el otro siempre miente, pero no sabemos quién es quién. Si solo podemos hacer una pregunta a uno de los vigilantes, ¿qué pregunta debemos hacer para estar seguros de elegir la puerta correcta?”

La respuesta la semana que viene pero si ya estás seguro de tenerla puedes dejarla en comentarios.

Si tienes cualquier duda o quieres recibir más información, no dudes en dejarme un comentario o contactar conmigo a través del mail gisela@socialneuroselling.com y estaré encantada de ayudarte.

 

Quiero saber más

Enemigos de nuestro cerebro: el estrés.

Enemigos de nuestro cerebro: el estrés.

Uno de los factores determinantes del deterioro cognitivo es el envejecimiento, pero también hay otros factores que influyen en la disminución de eficacia de nuestro cerebro. Mala alimentación, vida sedentaria, la rutina, algunos fármacos o el estrés son algunos de los factores que influirán negativamente sobre nuestras capacidades cognitivas. En esta ocasión nos centraremos en el estrés.

CONOCIENDO A TU ENEMIGO: EL ESTRÉS.

El estrés es una respuesta exagerada de nuestro organismo a una situación que percibimos como amenazante o de demanda incrementada. Y ahí está el secreto, que percibimos como. Al ser una interpretación subjetiva no a todos nos estresan las mismas cosas. Por desgracia vivimos en una sociedad en la que el nivel de exigencia y auto exigencia es muy elevado. Hemos de ser buenos padres, tener relaciones maravillosas, dar buena imagen, ser exitosos en nuestros proyectos, en resumen, triunfar en todas las facetas de nuestra vida y siento desengañarte, pero nadie es perfecto.

Cierta cantidad de estrés es necesaria. El estrés es una respuesta natural que nos ayuda a adaptarnos a los cambios y afrontar los retos de nuestra vida diaria. El problema viene cuando esa respuesta se prolonga en el tiempo. Estar todo el día tensionados tiene sus consecuencias tanto físicas como psicológicas.

Entre los síntomas físicos de estrés destacaremos la tensión muscular, palpitaciones, sudoración excesiva, fatiga, dolores de cabeza, malas digestiones, eccemas o picores, disfunción sexual, problemas cervicales, contracturas musculares…

Entre los psicológicos, depresión o ansiedad, cambios bruscos de humor, irritabilidad, nerviosismo, miedo a la hora de tomar decisiones, miedo al fracaso, dificultades de atención y concentración…

Estos son sólo algunos de los síntomas, pero creo que nos permiten hacernos una idea de cómo el estar estresados puede repercutir negativamente tanto en nuestro desempeño laboral como en nuestras relaciones sociales.

ARMAS CONTRA EL ESTRÉS.

Ahora que conocemos un poco mejor a nuestro enemigo, vamos a ver de qué armas disponemos para vencerlo.

  • Ejercicios de relajación. Existen técnicas y ejercicios de relajación que nos ayudan a diluir la tensión diaria. Son ejercicios sencillos que puede realizar cualquier persona a no ser que exista alguna contraindicación médica. En el gimnasio cerebral se dan distintas técnicas para poder aprender a relajarnos.
  • Ejercicio físico. El ejercicio físico también es un buen aliado para combatir el estrés. La práctica regular de ejercicio (un mínimo de media hora tres días por semana) nos ayudará a reducir el estrés. El ejercicio disminuye los niveles de adrenalina y cortisol, hormonas que liberamos al estar estresados, y aumenta el nivel de endorfinas que producen sensación de placer y bienestar.
  • Sé que es difícil, ya que normalmente vamos contrarreloj, pero pararse a reflexionar sobre lo que nos agobia, buscar alternativas, estudiar otros puntos de vista, plantearse objetivos razonables y disminuir el nivel de auto exigencia, nos ayudará a reducir el estrés.
  • La alimentación. Generalmente nuestros hábitos alimentarios sufren cambios en situaciones de estrés. Nuestro apetito puede aumentar debido a la ansiedad, haciendo que nuestra ingesta aumente desproporcionadamente, o puede disminuir como consecuencia de la sensación de tener el “estómago cerrado”. Una alimentación sana y variada, respetando los horarios de las comidas y reducir el consumo de alcohol y dulces, mejorará nuestro estado de salud en general y nos ayudará a disminuir el estrés. Hemos de alimentar correctamente el cerebro para mantenerlo sano y que nuestras capacidades cognitivas estén al máximo rendimiento.
  • Buscar distracciones y tener vida social. Has de encontrar un momento para hacer cosas que te gusten, leer, pintar, escuchar música, pasear… Actividades que te ayuden a desconectar y olvidarte un poco de las obligaciones. Relacionarnos con personas de nuestro entorno y disfrutar de conversaciones, realizar actividades conjuntas y fortalecer amistades, tiene un efecto terapéutico.

Por descontado, todos estos consejos son a nivel orientativo, si sientes que el estrés interfiere en tu vida diaria de manera que eres incapaz de llevar a cabo tus quehaceres o repercute seriamente en tu salud, deberás buscar ayuda profesional que te ayude a lidiar con él.

Y como siempre, si tienes cualquier duda o quieres más información, no dudes en contactar conmigo.

 

Quiero saber más

Las funciones ejecutivas

Las funciones ejecutivas

¿Qué son las funciones ejecutivas?

Las funciones ejecutivas son actividades mentales complejas que nos permiten convertir el pensamiento en acciones, planes y decisiones, y así, poder responder de una manera flexible, eficiente, organizada y eficaz a las demandas del entorno. Podríamos decir que son las funciones que nos ayudan a actuar de una manera eficaz, creativa y socialmente aceptable.

Son de gran importancia en nuestro desempeño cotidiano porque están implicadas en el aprendizaje, la programación, la planificación y la toma de decisiones.

Algunas investigaciones consideran que dichas funciones son las más sensibles al envejecimiento. Dependen del lóbulo frontal que es el que más se deteriora con el paso de los años. El lóbulo frontal tiene funciones ejecutivas, sociales, emocionales, motoras y lingüísticas.

Las funciones ejecutivas se caracterizan por tener cuatro componentes:

  • Formulación de metas.
  • Planificación.
  • Implementación de planes.
  • Ejecución efectiva.

En cuanto a las funciones emocionales, el lóbulo frontal es el encargado de regular nuestra conducta y reprimir los impulsos. También nos ayuda a entender los estados emocionales y mentales de los demás.

Un caso que supone un pilar fundamental en la definición del concepto de las funciones ejecutivas es el de Phineas Gage. Gage era un barrenero que trabaja en la construcción de una línea ferroviaria. En el año 1848, a la edad de 25 años, una carga de explosivo que había colocado exploto antes de tiempo cuando la estaba cubriendo y compactando con ayuda de una barra de hierro. El resultado fue que la barra salió disparada atravesando el cerebro de Gage, entrando por el pómulo izquierdo, por debajo del ojo, y saliendo por el centro de la cabeza, por detrás de la frente. Era una barra de hierro de 1,10 m de longitud y 3,2 cm de grosor. Gage no murió, de hecho se levanto a los pocos minutos de extraerle la barra, habló y subió por su propio pie al carro que le transportó hasta el consultorio médico. El doctor Jhon Martyn Harlow le curó la herida y cuando estuvo mejor pudó volver a su casa.

Gage estaba bien físicamente, a excepción de la pérdida de visión del ojo izquierdo, pero psicológicamente algo había cambiado. Tanto su familia como sus compañeros de trabajo aseguraron que nunca volvió a ser el mismo. Anteriormente al accidente era un hombre responsable, después hacía constantes planes de futuro que era incapaz de llevar a cabo. Tras varias peleas perdió su empleo en el ferrocarril y a partir de entonces cambió frecuentemente de trabajo. Sus conocidos decían que se volvió inestable, grosero, ofendía a los demás y era de poco fiar. Murió doce años después tras una serie de crisis epilépticas.

Podríamos decir que se volvió deshinibido tanto emocional como socialmente. La lesión en el lóbulo frontal altero el desempeño de sus funciones dificultando la capacidad de planificar, llevar a cabo y corregir la conducta. Fue el primer caso en el que se comprobó que cambios materiales en el cerebro producían, no sólo alteraciones en las capacidades cognitivas sino también en el comportamiento.

Si me permitís la referencia cinéfila en la película de “El Exorcista” los doctores atribuyen el cambio del comportamiento de la niña a una lesión en el lóbulo frontal.

Centrándonos de nuevo en el lóbulo frontal, cuando realizamos actividades rutinarias, el lóbulo frontal prácticamente no trabaj porque las realizamos de manera automática. Es en las novedades y las situaciones imprevistas cuando activamos esta zona de nuestro cerebro creando nuevas conexiones y manteniéndolo en forma.

¿Por qué es importante entrenar nuestras funciones ejecutivas?

Pero entonces, ¿qué problemas pueden surgir ante el deterioro de nuestras funciones ejecutivas?

  • Dificultades para focalizar la atención y para iniciar/finalizar una tarea.
  • Problemas de planificación, ejecución y definición de objetivos.
  • Fallos en la toma de decisiones debidos a la impulsividad.
  • Fallos de memoria.
  • Reducción de la fluidez verbal.
  • Dificultades para establecer el orden y la organización temporal.

Y estos serían solamente los que influirían más directamente en el desarrollo de nuestra actividad laboral. Podríamos incluir también:

  • Carencias en el establecimiento de relaciones afectivas.
  • Falta de control de impulsos.
  • Pérdida de autonomía.

Quizás la pregunta a plantearnos entoces sería, ¿qué tenemos que hacer para mantener sanas nuestras funciones ejecutivas?. Lo que más me gusta recomendar, romper rutinas. La rutina no es necesariamente “mala” aunque sus connotaciones suelen asociarse a significados negativos. De una relación tediosa suele decirse que ha caído en la rutina, al final de las vacaciones volvemos a la rutina de siempre…El ser humano tiende a crear rutinas en su vida y ello conlleva seguridad, hábitos saludables (como comer siempre a las mismas horas o respetar las horas de sueño), disminuye la necesidad constante de estar tomando decisiones reduciendo el estrés y nos ayuda a organizar mejor el tiempo. Pero a la vez, estas rutinas, hacen que nuestro cerebro se acomode, trabaje menos y pierda capacidades. Las rutinas disminuyen la atención, la concentrción, la motivación y la creatividad, capacidades que influyen directamente en el proceso de toma de decisiones.

Y ya que está ahí, ¿por qué no nos las saltamos de vez en cuendo? Pequeños cambios en nuestras rutinas diarias harán que nuevos estímulos lleguen a nuestro cerebro y este se ponga en marcha. Pequeños cambios como probar comidas nuevas, leer libros de un género que no sea el que habitualmente leemos, cambiar el recorrido para ir al trabajo, escuchar nuevos grupos de música, practicar un deporte nuevo…

Pero no es suficiente. Aún en el caso de personas que tengan un trabajo que les exija una gran actividad cerebral, estudien o hagan mucho sudokus (como me dicen muchas veces), es muy probable que se estén trabajando mucho algunas funciones y descuidando otras. Es por ello que a través de la gimnasia cerebral se pretende asegurar un trabajo íntegro de todas nuestras funciones y potenciar aquellas más necesarias para nuestra vida diaria.

Ya para acabar, mi recomendación para esta semana es que salgas a cenar. Atrévete a probar un tipo de cocina nuevo, que nunca hayas probado, y vívelo como una experiencia sensorial. Concéntrate en los olores, los colores, los sabores, juega a intentar averiguar los ingredientes de los platos. Y si se te da bien la cocina, ¿por qué no probar una receta de otro país? Busca una con ingredientes que no conozcas o prueba combinaciones nuevas. Te dejo el enlace de la receta de un postre hindú por si te apetece probarlo.

Rompe rutinas y pon a trabajar tu cerebro.

 

 

 

Como saber cuando miente tu cliente

Como saber cuando miente tu cliente

Hola a todos y bienvenidos al capítulo 38 de LMDV. Si no me conoces todavía mi nombre es Juan Antonio Narváez soy consultor de neuromarketing, marketing online, redes sociales y social selling, además de desarrollador del método SnS. Puedes encontrarme en mi blog  www.juanantonionarvaez.com y en www.socialneuroselling.com.

La tecnología se ha adueñado del mercado del trabajo. Empresas y nuevas profesiones han aparecido en los últimos años. Sin embargo los departamentos de marketing y de ventas, como mucho, han introducido alguna técnica de marketing digital y el resto siguen trabajando como hace 50 años.

Si alguno de estos nombres: ByPath, FindThatLead, Dux Soup, Sales Navigator, iMacros no te resultan familiares, necesitas ponerte en contacto conmigo urgentemente. Estas son algunas de las herramientas que cualquier profesional de ventas tiene que conocer obligatoriamente.

Con el método SnS conseguimos a través de nuestros cursos y servicios un 360º que cubre todas las necesidades de cualquier empresa, permitiéndonos hacer un traje a medida con una solución personalizada necesidades.

Con un estudio previo, sin coste para la empresa, te vamos a realizar una auditoría valorada en más de 500,00 euros donde veremos que formaciones, programas y herramientas son necesarios que incorpores a tu organización consiguiendo automatizar muchos de los procesos de venta.

El resultado es que con el mismo equipo comercial que tienes, podrás mejorar 6 KPIs.

  • Puedes incrementar casi un 50 % el volumen de tus nuevos clientes
  • Puedes duplicar la velocidad con la que los adquieres.
  • Importantísimo consigues alinear a la perfección tu departamento de marketing con ventas.
  • Duplicas el ROI de la inversión en tu departamento de ventas, ya que no necesitas contratar y formar a nuevos comerciales.
  • Y lo más importante, es que duplicas la probabilidad de conseguir tus objetivos anuales, por ambiciosos que sean.

Para que te hagas una idea, un proyecto promedio de implantación de SnS para tu empresa te va a costar entre 1.200,00 y 1.900,00 euros, incluyendo la formación para tu departamento de ventas.Por la mitad, de la mitad que te cuesta captar, enseñar a un comercial, a un solo comercial, que a veces te acaba no vendiendo, ya tienes amortizado el proyecto.

También podrás encontrar todos los cursos y talleres de SNS:

Cursos

  • CursoDeHerramientas onLine.
  • Preparación y estructura de NeuroVentas.
  • Taller de lenguaje positivo.
  • Facebook ADS.

Servicios

  • Creación de páginas web.
  • Creación de tiendas online.
  • Estrategia de redes sociales.
  • Community manager.
  • NeuroScripts de venta eficaces.
  • MarketingDeContenidos y Copywriting.
  • FacialCoding para teleoperador Skype.
  • FacialCoding feedback cliente-comercial.
  • NeuroAnalítica con FacialCoding retail.
  • Desarrollo de odotipos.
  • Proceso de implantación de CRM.
  • Formación CRM para responsable de ventas.
  • Formación CRM para empleado.

Gimnasios cerebrales onLine o inCompany.

  • Programa básico (duración 3 meses).
  • Programa para ejecutivos (duración 6 meses).
  • Programa para estudiantes básico (duración 2 meses).
  • Programa para estudiantes PRO (duración 6 meses).

El episodio de esta semana se lo quiero dedicar a Manolo Solano un buen amigo y seguidor de LMDV que hace pocos días tuvo una intervención quirúrgica de la que se está recuperando estupendamente. Manolo un fuerte abrazo desde LMDV espero que nos veamos en pocos días.

Recuerda que hace unos meses tuvimos a María Pocovi, la CEO de Emotion Research LAB, y nos contaba que algunas personas dotadas de una capacidad especial y el debido entrenamiento pueden detectar las micro expresiones faciales de su interlocutor.

Recuerda que una micro expresión es una  señal emergente de una determinada actividad cerebral, expresiones que nada tienen que ver con las macro expresiones que si reconocemos independiente de nuestra raza, edad o cultura.

Pues prepárate porque viene a visitarnos a LMDV Pedro Cárdenas especialista en sinergología. Nos va a contar cosas que parecen increíbles pero que la ciencia ha contrastado como por ejemplo que esas micro expresiones de las que hablamos son innatas no solo a cualquier persona, como decía, independientemente de su raza, edad o cultura, sino que recientemente se ha descubierto que incluso una persona ciega, que jamás ha podido aprender visualmente dichas expresión las tiene de una forma implícita.

Que es lo que hoy vas a aprender hoy en LMDV:

Con Pedro Cárdenas:

  • Quién es David Matsumoto.
  • Quién es Paul Ekman.
  • Quién es Phillipe Turchet.
  • QUE ES LA SINERGOLOGÍA Y COMO PUEDE AYUDARTE EN TU ENTREVISTA DE VENTAS.
  • Como tienes que actuar posturalmente en una entrevista de ventas.
  • Como causar una buena impresión en los primeros siete segundos de tu entrevista.
  • Como detectar cuando te está mintiendo tu cliente.
  • Como hablan cada una de las partes de tu cuerpo
  • Como se puede prever el delito de la mano de un equipo multidisciplinar de policía, sinergólogos y médicos.

Pues si te parece poco para un solo programa con Gisela Boada, nuestra coordinadora del SnG, vas a aprender que es el estrés y algunos trucos, de los que enseña en nuestros gimnasios cerebrales, para combatirlo.

No se puede pedir más para empezar la semana muy arriba y toma buena nota de todas las enseñanzas de nuestro colaboradores.

Quiero saber más

25 sesgos heurísticos

25 sesgos heurísticos

 

¿Qué es un heurístico?

 

En psicología, un heurístico es una regla que se sigue de manera inconsciente para reformular un problema planteado y transformarlo en uno más simple que pueda ser resuelto fácilmente y de manera casi automática. En definitiva, es una especie de truco mental para guiar la toma de decisiones por senderos del pensamiento más fáciles. Pensemos, por ejemplo, en el siguiente dilema, al cual llamaremos “problema original”:

¿A quién debería votar en las próximas elecciones generales?

Para cualquier persona que crea en la democracia representativa, esta es una decisión relativamente importante, que requiere una profunda reflexión en varios temas (gestión medioambiental, política de género, propuestas contra la corrupción, etc.) y ante lo cual existe un abanico muy limitado de respuestas posibles (abstención, voto en blanco, voto nulo o voto válido a una de las candidaturas). A todas luces, llegar a la decisión de a quién votar según los diferentes criterios y parámetros que figuran en los programas electorales es una difícil tarea. Tan difícil que nadie lo hace. En vez de responder a la pregunta inicial, es posible que un heurístico especialmente seductor se perfile en la mente de algunos votantes:

¿Qué partido está formado por la mayor cantidad de políticos que no me caigan mal?

Esta es una problemática muy distinta a la primera. Tan distinta, de hecho, que merece un nombre diferenciado: por ejemplo, “problema simplificado”. Es aquí donde influye el pensamiento heurístico. El problema simplificado sólo incluye una dimensión que debe ser considerada, una escala valorativa que puede expresarse del 0 (me caen todos muy mal) al 10 (este partido no está mal) y cuya respuesta se apoyará sólo sobre impresiones subjetivas. Sin embargo, esta segunda pregunta guarda una relación de equivalencia con la anterior: le damos una respuesta para usarla para responder a la primera. En este caso, la opción ganadora resultante del proceso heurístico, que en este caso es el nombre de un partido político, será transportada de nuevo al mundo de las reflexiones sesudas y tomará asiento al final de la pregunta original como si nada hubiera pasado.

Piensa que esta forma de decisión a veces implícita es por lo que muchas veces decide tu cliente. La decisión fácil es la decisión automática.

Todo lo anterior ocurre sin que el votante que utilizamos para este ejemplo advierta lo que ha pasado. En tanto que este proceso psicológico se guía por la lógica de los heurísticos involuntarios, ni siquiera hace falta que el votante se proponga transformar el problema original en un problema simplificado: esto ocurrirá automáticamente, porque decidir si seguir o no esta estrategia es en sí un contratiempo añadido con el que la atareada mente consciente no quiere lidiar.

La existencia de este heurístico hará posible una respuesta rápida y cómoda a una pregunta compleja y, por ello, renunciará a la pretensión de dedicar tiempo y recursos a buscar la respuesta más exacta. Estos atajos mentales son una especie de mal menor que se utiliza ante la imposibilidad de atender a todos y cada uno de los problemas que deben ser afrontados, teóricamente, por un estilo de pensamiento despierto y racional. Por ello, las consecuencias de dejarse guiar por ellos no siempre son positivas.

INTENTA GENERAR CAMINOS HEURISTICOS EN TU CLIENTE PARA SOLVENTAR LOS GRANDES PROBLEMAS

Se trata de dar una salida diferente a una situación que aparentemente no tiene solución. El truco está en no argumentar la situación sino plantear algún aspecto de tu producto que genere un sesgo heurístico, implícito en la mente de tu cliente, que sea fundamental para decidir por tu producto.

Por ejemplo. Si no puedes diferenciarte en nada de tu competencia y sabes que el jefe técnico de tu empresa tiene 60 años, puedes apelar a que la gran ventaja que le puedes ofrecer es que en tu organización cuentas con el técnico más adecuado para el mantenimiento de tu producto, ya que tiene casi sesenta años y es experto en la materia desde hace 30 años, lo que le acredita como un especialista único.

Tú mismo estás tentado en pensar que será mejor el médico con 60 años que otro que tiene tan solo 35. No es más que un sesgo heurístico, ya que implícitamente tu cerebro considera que por ser mayor será mejor médico, y eso nada tiene que ver con la realidad.

Estos son los 25 sesgos heurísticos que vamos a ver en este capítulo y el siguiente:

 

25 SESGOS COGNITIVOS

 

1 Sesgo de memoria

2 Falacia de planificación

3 Ilusión de control

4 Sesgo de apoyo a la elección

5 Efecto de percepción ambiental

6 Sesgo de disponibilidad

7 El efecto Dunning-Kruger

8 Efecto halo

9 Sesgo del poder corrupto

10 Sesgo de proyección

11 Efecto del lago Wobegon o efecto mejor que la media

12 Sesgo de impacto

13 Efecto del falso consenso

14 Heurístico de representatividad

15 Defensa de status

16 Prejuicio de retrospectiva o recapitulación

17 Error fundamental de atribución

18 Sesgo de disconformidad

19 Efecto Forer o efecto de validación subjetiva

20 Heurístico de anclaje y ajuste o efecto de enfoque

21 Ilusión de frecuencia

22 Ilusión de la confianza

23 Punto de referencia o status-quo

24 Efecto Bandwagon o efecto de arrastre

25 Efecto Keinshorm

Te aconsejo que veas este video lo,  vas a poner en tus clases en tu departamento de ventas más de una vez.

El profesor Martin Schleicher, Director Académico de los Programas Focalizados Cosumer Insights y Creative Lab del IAE Business School, nos explica en qué consisten las heurísticas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Páginas Web Amigas: www.seox.es | SEO RSS SEOX | www.linkdin.es | Linkdin no es Linkedin: como usar Linkedin |
Share This