El programa estudiantes: atención, concentración y memoria.

En semanas anteriores te he hablado del nivel básico y el programa ejecutivo. Me queda por explicar entonces el programa estudiantes. El programa estudiantes está pensado para adultos en formación, es decir, para todas aquellas personas que necesitan el máximo de su rendimiento intelectual. Como siempre se trabajarán de forma genérica todas las capacidades cognitivas, pero se hará un especial hincapié en la atención, la concentración y la memoria, así como en técnicas de relajación.

¿Qué trabajamos?

De la atención ya te he hablado con anterioridad. A modo de resumen recordaré que la atención es una de nuestras capacidades cognitivas más importantes, ya que, sino prestamos atención de una manera adecuada, la información que llega a nuestro cerebro puede ser incompleta o deformada y por lo tanto alterar el funcionamiento del resto de nuestras capacidades cognitivas.

Durante las horas de estudio, la falta de atención puede repercutir en distintos aspectos: dificultará la organización del trabajo, supondrá problemas a la hora de gestionar los tiempos y provocará olvidos repetidos.

La concentración es especialmente importante para el proceso de aprendizaje, de ahí la importancia de potenciar esta capacidad, que es imprescindible para la adquisición de nuevos conocimientos. La lectura, la meditación y el yoga han probado ser medios efectivos para mejorar la concentración mental. En los gimnasios cerebrales se propondrán técnicas y ejercicios para aumentar nuestro nivel de concentración.

La memoria es una función del cerebro que permite codificar, almacenar y recuperar información y que está muy ligada al aprendizaje ya que en términos prácticos es su expresión. Por lo tanto, tiene tres funciones básicas, recoge nueva información, la organiza para que tenga un significado y la recupera cuando es necesario recordar algo. La memoria se puede ejercitar. En este caso distintas técnicas, estrategias y ejercicios nos ayudarán a potenciarla.

¿Cómo trabajamos en el gimnasio cerebral?

Tal vez la mejor manera de explicar cómo se trabaja en el gimnasio cerebral, sea, como siempre, con un ejemplo. Hoy te hablaré de Cristina. Cristina tiene 33 años y ha empezado a estudiar en la universidad la carrera de derecho a distancia. Era algo que tenía pendiente desde hacía tiempo y por fin se ha decidido, además cree que le servirá para mejorar laboralmente. Empezó con mucha ilusión y muy motivada, eso le dio mucho empuje e hizo que el primer año aprobara todas las asignaturas, si bien le paso factura tanto física como emocionalmente. Compaginar trabajo y estudios no es fácil. Acumulamos cansancio y estrés lo que va haciendo que cada vez retengamos menos la información, prestemos menos atención, necesitemos más tiempo para aprender… Cristina trabaja ocho horas diarias, por suerte en horario intensivo, por la mañana trabajaba hasta las tres de la tarde, come en una hora y estudia de cuatro y media a nueve cada día. Los fines de semana también estudia. El segundo año suspende la mitad de las asignaturas. Le cuesta cumplir los horarios que se ha impuesto para estudiar, cuando estudia no es capaz de concentrarse y se distrae con mucha facilidad. Siente que el tiempo que dedica a estudiar no le cunde como antes. Está cansada, irritable y de mal humor. Ya no disfruta de estudiar y se ha convertido en una carga.

Cuando Cristina llega a los gimnasios cerebrales está dispuesta a darse una última oportunidad antes de tirar la toalla porque cree que quizás lo de estudiar una carrera es demasiado para ella sobre todo teniendo que trabajar. Cristina está cansada, lo cual es normal teniendo en cuenta que estudia y trabaja. A causa de los nervios duerme mal y no descansa las horas suficientes. No se concede tiempo para relajarse y desconectar de las obligaciones. Siempre está pensando en lo que tiene que hacer en vez de centrarse en lo que está haciendo en ese momento.

Atacamos el problema desde varios frentes. Por una parte, trabajamos la gestión de sus tiempos y ella misma elaboró un horario realista, dejando tiempo no solo para trabajar sino también para descansar y relajarse. Empezó a llevar una agenda realista y organizada, lo cual le ayudo a rebajar su nivel de estrés y la sensación de que no llegaba a todo. Aprendió técnicas de estudio que le ayudaron a sacar más partido al tiempo que dedicaba a estudiar.

Por otro lado, trabajamos la atención, la concentración y la memoria a través de ejercicios y técnicas específicas. También trabajamos técnicas de relajación para aprender a desconectar.

Y a un tercer nivel, mejoramos su dieta, un poco descuidada porque no tenía tiempo de organizar menús ni cocinar y empezó a hacer ejercicio regularmente. Todo ello ayudo a mejorar su humor, su autoestima y su estado físico, haciendo que se sintiera con más fuerzas y energía para afrontar los retos que se le presentaban.

Como siempre digo el esfuerzo tiene sus recompensas. No os diré que paso a sacar sobresalientes, pero sí que sus notas mejoraron y a día de hoy está en el que esperamos sea su último año de carrera.

El consejo de la semana.

Algunos consejos para sacar más partido al rato que dedicas a estudiar.

  1. Mantén la zona de estudio limpia y ordenada. Intenta tener todo el material que vayas a necesitar a mano.
  2. Aleja todos aquellos objetos que puedan distraerte de la zona de trabajo. Móvil, revistas, juegos, cualquier objeto que de repente pueda ejercer sobre ti una fascinación irresistible, en resumen, casi cualquier cosa que no tenga como objeto el estudio.
  3. Planifícate y organízate. Créate un hábito diario, con unos horarios realistas e intenta llevar las asignaturas al día.
  4. Plantéate objetivos realista y a corto plazo. No vale esta semana voy a estudiar tres temas. Primero, seguramente el nivel de conocimiento que adquieras de los temas no será el adecuado y, en segundo lugar, no cumplir tus objetivos desmotiva.
  5. Actitud positiva. Eres capaz y lo sabes, pero nadie dijo que fuera fácil. El esfuerzo tiene su recompensa.
  6. Estudia con papel y lápiz y ves tomando notas. Esto evitará que te distraigas y hará que estés más concentrado.
  7. Empieza por lo más difícil cuando estás más fresco, toma descansos frecuentes y no hagas maratones de estudio de una sola asignatura ya que ante la falta de novedad llega un momento en el que el cerebro deja de retener la información como al inicio.

Estos son solo unos sencillos consejos que te facilitarán el momento de empezar a estudiar.

El ejercicio de la semana.

El ejercicio de la semana. La semana pasada os propuse un problema de lógica. La solución es “porque el hombre es muy bajito y no llega más allá del botón del séptimo”. Aunque es probable que se os hayan ocurrido otras soluciones, no vale inventar información adicional, solo se puede construir la respuesta con la información que da el enunciado. No vale que su madre vive en el séptimo y va cada día va a visitarla (no sabemos si su madre vive en el séptimo), ni que lo hace por salud (siempre sube hasta el séptimo, siempre, si fuera por salud el día que llegue más cansado o vaya cargado con la compra subiría hasta el décimo con ascensor). Y por otra parte la respuesta válida es siempre la más sencilla de todas las explicaciones.

Esta semana te propongo un ejercicio para trabajar la concentración, y es tan sencillo como ir a dar un paseo. Pero claro está que no termina aquí el trabajo. Vamos a dar un paseo y nos vamos a concentrar en detectar aromas. Centrémonos en el sentido del olfato que por lo general lo tenemos muy olvidado. El olor de comida que se está cocinando, el humo de los coches, el perfume de alguien que pasa, el aroma del pan recién hecho al pasar por una panadería, el olor de los contenedores cuando pasamos por su lado, porque no, si nos concentramos no vamos a discriminar aromas por ser más o menos agradables. Paseemos una media hora, que además nos irá bien para hacer ejercicio, y veamos cuantos aromas somos capaces de percibir. Si quieres puedes anotarlo en un papel cuando finalices el paseo y así trabajamos también un poco la memoria.

Y hasta aquí por hoy. Si tienes alguna pregunta o quieres recibir más información no dudes en contactar conmigo a través del mail Gisela@socialneuroselling.com o de la página www.juanantonionarvaez.com y estaré encantada de ayudarte. Y recuerda, para la mente nunca es suficiente, a seguir entrenando.

 

 

 

 

¿Por qué es necesario entrenar tu cerebro?

¿Por qué es necesario entrenar tu cerebro?

Los gimnasios cerebrales ayudan a potenciar tus capacidades cognitivas y a prevenir el deterioro cognitivo de tu cerebro. Diversos factores contribuyen a que tu cerebro, poco a poco, vaya empeorando su funcionamiento. Hagamos un breve repaso de estos factores.

EL ENVEJECIMIENTO.

Del mismo modo tu cuerpo envejece también lo hace tu cerebro. El deterioro de las estructuras cerebrales, la pérdida neuronal, la disminución de neurotransmisores, la falta de uso de algunas funciones cognitivas…todas ellas son variables importantes que afectan al deterioro general de tu mente.

Debemos diferenciar entre envejecimiento óptimo, normal y patológico. El óptimo se caracteriza por una funcionalidad alta y un riesgo bajo de desarrollar patología. Sería el estado ideal y el que pretendemos alcanzar. El normal sería un envejecimiento en el que no se sufre patología, pero con riesgo a padecerlas. Y, por último, el patológico, acompañado de un deterioro cognitivo grave.

Existe un deterioro cognitivo “benigno” asociado al paso de los años que consiste en pérdidas de memoria leves y estables que no afectan al desempeño cotidiano del individuo. Y también podemos hablar de una pérdida de memoria asociada a la edad, que se da en personas mayores de 50 años que se quejan ocasionalmente de olvidos a corto plazo pero que en seguimiento clínico y test muestran normalidad sin que su estado empeore o interfiera en sus actividades diarias. ¿Dónde he dejado las llaves? ¿Cómo se llama el vecino? ¿Qué tenía que hacer ahora? Son olvidos típicos que suelen ir aumentando a medida que envejecemos.

En cualquier caso, ante los primeros síntomas de pérdida de memoria, los especialistas del sector, recomendamos la realización de ejercicios que trabajen la atención, la concentración y por descontado, la memoria.

EL ESTRÉS.

Pero no es sólo el envejecimiento lo que provoca la disminución de tus capacidades cognitivas. El estrés, por ejemplo, no sólo provoca sintomatología física, sino que también afecta de forma directa a tus emociones y a tu capacidad de razonar con claridad.

Ya comentamos con anterioridad que cierta cantidad de estrés es necesaria ya que supone una respuesta natural que te ayuda a adaptarte a los cambios y a afrontar los retos de tu vida diaria. El problema viene cuando esa respuesta se prolonga en el tiempo. Estar continuamente estresados es lo que provoca consecuencias físicas y psicológicas. Entre los síntomas psicológicos destacaré depresión o ansiedad, cambios bruscos de humor, irritabilidad, nerviosismo, miedo a la hora de tomar decisiones, miedo al fracaso, dificultades de atención y concentración…

En los gimnasios cerebrales aprendes técnicas para reducir el estrés, gestionar mejor tu tiempo y ejercicios de relajación y meditación que te ayudan a lidiar con el estrés diario.

LA RUTINA.

El ser humano tiene tendencia a establecer actividades diarias rutinarias. Me he encontrado con muchas personas que me dicen: “¡Nooo! Mi vida no es nada rutinaria. Si yo siempre estoy haciendo cosas distintas, mi vida es como una montaña rusa”. Pues bien, en el momento de la verdad, cuando empezamos a anotar lo que esa persona hace diariamente, siempre encontramos pautas de repetición. Y no me malinterpretes, la rutina es necesaria. Disminuye tu nivel de estrés al no tener que estar constantemente enfrentándote a tomas de decisiones y te ayuda a gestionar mejor tus tiempos. Pero también fomenta un gran vicio de tu cerebro, que es la holgazanería. Y es que tu cerebro es vago de por sí y ante la falta de estimulación se acostumbra y trabaja menos.

Te sientas en la misma silla para comer, haces el mismo recorrido para ir al trabajo, compras en las mismas tiendas…Aún en el caso de personas que estudian o desempeñan trabajos que necesiten de un esfuerzo cognitivo importante, se acaban trabajando mucho algunas capacidades y descuidando otras. Ejercicios de lógica, rapidez mental, cálculo, cualquier situación que suponga un reto o novedad y pequeños cambios en tus rutinas son aspectos que se trabajan en el gimnasio cerebral y te ayudarán a mantener sano tu cerebro y al máximo rendimiento.

VIDA SEDENTARIA

El estilo de vida actual conlleva un elevado riesgo de vida sedentaria. Según un estudio, un mayor consumo de televisión se asocia con síntomas de depresión y un rendimiento cognitivo más pobre.

Por otra parte, la práctica regular de ejercicio, sobretodo aeróbico, correlaciona con un mejor rendimiento cerebral y la mejora de la memoria. Una posible explicación es el aumento de riego sanguíneo en determinadas zonas cerebrales que además disminuyen el riesgo de padecer un accidente vascular. También, la práctica regular de ejercicio, previene la inflamación de tejidos, entre ellos el cerebro, síntoma relacionado con ciertas demencias y depresión.

ALIMENTACIÓN.

Diversos estudios relacionan ciertas deficiencias alimentarias con el deterioro cognitivo.

Diferentes investigaciones han determinado que el consumo de pescado y frutos de mar, un mínimo de una vez por semana, disminuye entre un 10%-13% el riesgo de padecer determinadas demencias. Lo mismo que un consumo moderado de vino, que en este caso disminuía el riesgo de padecer cualquier tipo de demencia y especialmente las demencias vasculares. Monique Breteler, coordinadora de un estudio llevado a cabo por la Erasmus University de Rotterdam, llego a la conclusión de que si el consumo de pescado y vino protegen de la demencia, se refuerza la hipótesis del origen vascular de las mismas

Niveles bajos de ácido fólico y vitamina B12 aumentan la probabilidad de padecer demencias.

Según el investigador David García Díaz, de la facultad de medicina de la Universidad Nacional Autónoma de Méjico, la obesidad afecta a tu cerebro debido a la inflamación del tejido cerebral, en concreto la zona del hipocampo, relacionado con la memoria declarativa y al hipotálamo que enlazaría inflamación, deterioro cognitivo y desequilibrio energético.

Una dieta hipocalórica, según un trabajo sobre la enfermedad de Alzheimer realizado por Richard Weindruch y Tomas Prolla de la Universidad de Wisconsin, Madison (EEUU), protege la salud de tu cerebro manteniéndolo más joven. Ello es debido a que con este tipo de dieta se provocan menos respuestas de estrés y se disminuye la producción de radicales libres, relacionados con el envejecimiento y las lesiones a nivel celular.

Podríamos seguir con numerosos estudios, pero creo que estos son suficientes para hacernos una idea.

PUES ENTONCES A ENTRENAR…

En los gimnasios cerebrales se van a trabajar todos los aspectos relacionados con la salud de tu cerebro, incluyendo la actividad física y la alimentación.

Sin embargo, después de hablar de los factores que intervienen en el deterioro de nuestro cerebro, también te tengo que decir que no todo está perdido y que puedes trabajar para potenciar tus capacidades cognitivas. La semana que viene hablaremos de los procesos en los que se basan los gimnasios cerebrales.

EL EJERCICIO DE LA SEMANA.

Esta semana vamos a trabajar la memoria inmediata y la capacidad de retención de nueva información. Para ello te voy a leer un breve texto y después deberás responder a unas sencillas preguntas. Eso sí, está muy atento.

“Sofía y Claudia son dos hermanas mellizas de 6 años de edad que viven en Madrid con sus padres. Las hermanas son muy diferentes; mientras Sofía es rubia y muy tímida, Claudia es morena y muy extrovertida. Sofía nació con una mancha en la mejilla izquierda. A Sofía le gusta mucho jugar con sus muñecas. Sin embargo, Claudia prefiere jugas a futbol. Claudia siempre quiere llevar el pelo recogido para que no le moleste mientras juega, mientras que Sofía prefiere llevar el pelo suelto. Sólo se ponen de acuerdo en una cosa:¡a las dos les encanta el chocolate!”

  • ¿Cómo se llaman las niñas?
  • ¿Cuántos años tienen?
  • ¿Dónde viven?
  • ¿Con quién viven?
  • ¿Cómo es Sofía?
  • ¿Cuál es el juego favorito de Sofía?
  • ¿Cómo es Claudia?
  • ¿Cuál es el juego favorito de Claudia?
  • ¿Qué les gusta mucho a las dos hermanas?

Y hasta aquí por hoy. Si quieres más información o tienes alguna pregunta no dudes en contactar conmigo a través del mail Gisela@socialneuroselling.com o de la página web www.juanantonionarvaez.com y estaré encantada de ayudarte.

Quiero saber más

Pregúntame

¿Cómo puedo ayudar a mejorar tu cerebro con SnG?

Curso de herramientas

Pregúntame

¿Cómo implantar el método SnS en tu empresa o tu emprendimiento?

Percepción y lenguaje corporal en la negociación.

Percepción y lenguaje corporal en la negociación.

Percepción.

Hace unos días escribí sobre la percepción y lo primero que hice fue definirla. Se entiende por percepción al proceso mediante el cual el sistema nervioso capta, organiza y procesa los cambios en el entorno y en el propio organismo, preparándonos para actuar en consecuencia. Enfaticé el hecho de que es una interpretación, con lo cual, a través de la percepción, construimos nuestra realidad, aunque no sea la auténtica.

Constantemente estamos recibiendo estímulos, información que llega a nuestro cerebro y este se encarga de seleccionar y procesar. Inconscientemente recibimos muchísima información y hemos de aprender a sacarle el máximo provecho. En los gimnasios cerebrales se emplean técnicas para potenciar la percepción y maximizar su rendimiento.

Percepción y lenguaje corporal.

Una gran fuente de información para la percepción es el lenguaje corporal, y este es susceptible de ser entrenado para emitir la información que deseamos o bien para aprender a estar más atentos a lo que nuestro interlocutor emite.

Según las investigaciones, aproximadamente un 55% del contenido de la comunicación se transmite a través del lenguaje corporal, siempre y cuando haya congruencia entre lo que se dice y lo que se transmite. ¡Y la mayoría de las veces ni tan siquiera somos conscientes!

Si durante una negociación nuestro interlocutor cruza los brazos o inclina el cuerpo hacia delante nos está dando una gran cantidad de información que hemos de ser capaces de interpretar.

La toma de contacto.

Desde el primer momento que iniciamos la toma de contacto con una persona estamos transmitiendo información. Actos tan sencillos como saludar o como nos sentamos dicen muchas cosas sobre nosotros.

Cuando hablamos de la percepción comentamos la existencia de sesgos y uno de ellos era el “efecto de la primera impresión o efecto halo”. Este consistía en quedarnos con los aspectos que nos llaman la atención en una persona la primera vez que la vemos, y a partir de entonces, establecemos sus características personales en base a esa primera impresión. Dicen los psicólogos que en un máximo de 30 segundos ya nos hemos hecho una primera impresión, por lo tanto, vamos a intentar que ésta sea buena.

Tomar la iniciativa a la hora de dar la mano denota seguridad. El apretón debe ser firme, pero sin “estrujar”, en vertical, tu mano no debe quedar ni por encima ni por debajo de la de tu interlocutor y debe ir acompañado de un saludo verbal (“encantado de conocerte”,” Buenos días”). Sonríe y mantén el contacto visual (gestos que transmiten que eres una persona confiable). Y por último no alargues el contacto más de uno o dos segundos, resulta incómodo. En el caso de que tu interlocutor sea mujer, en el ámbito profesional se saluda dando la mano igual que a los hombres.

A la hora de sentarse hay que evitar las posiciones enfrentadas ya que resultan muy agresivas y levantan un muro entre nosotros y nuestro interlocutor. En una mesa rectangular nos sentaremos en una posición de 90 grados y en el caso de una mesa redonda lo ideal es sentarse uno al lado del otro. Los pies bien apoyados en el suelo y las piernas ligeramente abiertas o juntas por las rodillas suele denotar sinceridad y atención. Y por último los brazos. Deben estar encima de la mesa, es muy incómodo no ver lo que la persona que tienes enfrente hace con sus manos.

El poder de una mirada.

En el método SocialNeuroSelling se dan claves para interpretar la comunicación no verbal y aprender a transmitir emociones positivas que nos ayuden a la hora de realizar nuestro trabajo. Es realmente un tema apasionante y largo del que podríamos estar hablando durante horas. Como no dispongo de tanto tiempo hoy quiero daros una serie de tips sobre lo que transmiten las miradas.

  • Una mirada directa a los ojos muestra interés, pero hay que vigilar en no prolongarla demasiado porque puede convertirse en una sensación amenazante. Por otra parte, no mantener el contacto visual, no mirar a los ojos o desviar la mirada continuamente denota inseguridad o falta de sinceridad.
  • Hay que vigilar hacia donde miran los ojos. Tus ojos hablan y en función de hacia dónde miren estarán diciendo una cosa u otra ya que reflejan el hemisferio cerebral empleado para procesar la información:
  • La posición de los ojos arriba y hacia la derecha, generalmente indica que la persona está inventando una imagen y cuando los ojos se dirigen hacia arriba y a la izquierda es que está recordando.
  • Una mirada hacia la derecha significa que la persona está creando sonidos y hacía la izquierda que recuerda.
  • Una mirada hacia abajo y a la izquierda denota conversación interior. Y por último dirigir la mirada hacia abajo y a la derecha es que estamos entrando en contacto con nuestros sentimientos.
  • Evidentemente estos movimientos son muy rápidos y seguidos y hay que estar entrenado para captarlos. Además, hay personas que tienen esta programación a la inversa, como a menudo pasa con los zurdos.

 

Entrenando detectar claves de acceso ocular.

Aprovechando que te he hablado de las claves oculares vamos a jugar a detectarlas. Para el ejercicio de hoy necesitarás un colaborador. Vamos a intentar detectar su patrón. Si puedes pedir ayuda a un niño en ellos los patrones son mucho más fáciles de detectar. Para ello utilizaremos una serie de preguntas. Hemos dicho que mirar hacia arriba tiene que ver con imágenes, hacía los lados con los sonidos y hacía abajo con los sentimientos. Ahora hemos de averiguar si la persona que tenemos enfrente recuerda hacia la izquierda e inventa hacia la derecha o al revés.

Siéntate enfrente de la otra persona, mírale a los ojos y pregúntale:

  • ¿Cómo serían tus vacaciones ideales? En esta pregunta inventa, lo habitual es que mire hacia arriba y hacia la derecha.
  • ¿De qué color es tu coche? Recuerda, arriba izquierda.
  • ¿Cómo sonaría un martillo golpeando un cristal? En este caso auditivo creado, miraría hacia la derecha.
  • ¿Qué te he preguntado en la pregunta anterior? Auditivo recordado, mirada hacia la izquierda.
  • Recuerda interiormente una frase que te motive. Diálogo interior, hacía abajo y a la izquierda.
  • Y por último ¿tienes las manos frías? Hacía abajo y a la derecha.

¿Y bien, tu pareja de ejercicio como tiene los circuitos?

 El consejo de la semana.

Podemos ayudarnos de las claves de acceso ocular para intentar reprogramar nuestro estado de ánimo. Cuando estamos deprimidos o bajos de moral tenemos tendencia a mirar hacia abajo. Te propongo que en esos días salgas a la calle, después de haber desayunado bien, y eleves la mirada. Fíjate en los tejados de las casas, en el sol que te da en la cara o la lluvia depende del día. Las copas de los árboles. Eso sí vigila no tropieces y te rompas una pierna.

Y hasta aquí por hoy. Si quieres más información o tienes alguna pregunta no dudes en contactar conmigo a través del mail gisela@socialneuroselling.com o de la página web www.juanantonionarvaez.com y estaré encantada de ayudarte.

 

 

 

 

Quiero saber más

Enemigos de nuestro cerebro: el estrés.

Enemigos de nuestro cerebro: el estrés.

Uno de los factores determinantes del deterioro cognitivo es el envejecimiento, pero también hay otros factores que influyen en la disminución de eficacia de nuestro cerebro. Mala alimentación, vida sedentaria, la rutina, algunos fármacos o el estrés son algunos de los factores que influirán negativamente sobre nuestras capacidades cognitivas. En esta ocasión nos centraremos en el estrés.

CONOCIENDO A TU ENEMIGO: EL ESTRÉS.

El estrés es una respuesta exagerada de nuestro organismo a una situación que percibimos como amenazante o de demanda incrementada. Y ahí está el secreto, que percibimos como. Al ser una interpretación subjetiva no a todos nos estresan las mismas cosas. Por desgracia vivimos en una sociedad en la que el nivel de exigencia y auto exigencia es muy elevado. Hemos de ser buenos padres, tener relaciones maravillosas, dar buena imagen, ser exitosos en nuestros proyectos, en resumen, triunfar en todas las facetas de nuestra vida y siento desengañarte, pero nadie es perfecto.

Cierta cantidad de estrés es necesaria. El estrés es una respuesta natural que nos ayuda a adaptarnos a los cambios y afrontar los retos de nuestra vida diaria. El problema viene cuando esa respuesta se prolonga en el tiempo. Estar todo el día tensionados tiene sus consecuencias tanto físicas como psicológicas.

Entre los síntomas físicos de estrés destacaremos la tensión muscular, palpitaciones, sudoración excesiva, fatiga, dolores de cabeza, malas digestiones, eccemas o picores, disfunción sexual, problemas cervicales, contracturas musculares…

Entre los psicológicos, depresión o ansiedad, cambios bruscos de humor, irritabilidad, nerviosismo, miedo a la hora de tomar decisiones, miedo al fracaso, dificultades de atención y concentración…

Estos son sólo algunos de los síntomas, pero creo que nos permiten hacernos una idea de cómo el estar estresados puede repercutir negativamente tanto en nuestro desempeño laboral como en nuestras relaciones sociales.

ARMAS CONTRA EL ESTRÉS.

Ahora que conocemos un poco mejor a nuestro enemigo, vamos a ver de qué armas disponemos para vencerlo.

  • Ejercicios de relajación. Existen técnicas y ejercicios de relajación que nos ayudan a diluir la tensión diaria. Son ejercicios sencillos que puede realizar cualquier persona a no ser que exista alguna contraindicación médica. En el gimnasio cerebral se dan distintas técnicas para poder aprender a relajarnos.
  • Ejercicio físico. El ejercicio físico también es un buen aliado para combatir el estrés. La práctica regular de ejercicio (un mínimo de media hora tres días por semana) nos ayudará a reducir el estrés. El ejercicio disminuye los niveles de adrenalina y cortisol, hormonas que liberamos al estar estresados, y aumenta el nivel de endorfinas que producen sensación de placer y bienestar.
  • Sé que es difícil, ya que normalmente vamos contrarreloj, pero pararse a reflexionar sobre lo que nos agobia, buscar alternativas, estudiar otros puntos de vista, plantearse objetivos razonables y disminuir el nivel de auto exigencia, nos ayudará a reducir el estrés.
  • La alimentación. Generalmente nuestros hábitos alimentarios sufren cambios en situaciones de estrés. Nuestro apetito puede aumentar debido a la ansiedad, haciendo que nuestra ingesta aumente desproporcionadamente, o puede disminuir como consecuencia de la sensación de tener el “estómago cerrado”. Una alimentación sana y variada, respetando los horarios de las comidas y reducir el consumo de alcohol y dulces, mejorará nuestro estado de salud en general y nos ayudará a disminuir el estrés. Hemos de alimentar correctamente el cerebro para mantenerlo sano y que nuestras capacidades cognitivas estén al máximo rendimiento.
  • Buscar distracciones y tener vida social. Has de encontrar un momento para hacer cosas que te gusten, leer, pintar, escuchar música, pasear… Actividades que te ayuden a desconectar y olvidarte un poco de las obligaciones. Relacionarnos con personas de nuestro entorno y disfrutar de conversaciones, realizar actividades conjuntas y fortalecer amistades, tiene un efecto terapéutico.

Por descontado, todos estos consejos son a nivel orientativo, si sientes que el estrés interfiere en tu vida diaria de manera que eres incapaz de llevar a cabo tus quehaceres o repercute seriamente en tu salud, deberás buscar ayuda profesional que te ayude a lidiar con él.

Y como siempre, si tienes cualquier duda o quieres más información, no dudes en contactar conmigo.

 

Quiero saber más

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Do NOT follow this link or you will be banned from the site! Páginas Web Amigas: www.seox.es | SEO en Bilbao | www.linkdin.es | Linkdin no es Linkedin: como usar Linkedin |
Share This
Esta web utiliza cookies . Si continuas navegando estás aceptándola