Me parece maravilloso el universo de aromas fragancias emociones y marketing olfativo en el que te va a sumergir el invitado de esta semana de LA ENTREVISTA: Javier Sempere.

El marketing olfativo, el Scent marketing, en los próximos años nos va a deparar, a buen seguro, sorpresas y tecnología dignas del siglo en el que vivimos. 

Jugar con una Playsation oliendo a boxers, poder realizar una cata de vinos en combinación con perfumes, son experiencias originales e inolvidables.

En los últimos años los aromas han comenzado a inundar las tiendas. Olor a flores o cítricos nos acompañan cuando compramos ropa o tomamos algo en un bar. Estos detalles no son ni mucho menos una casualidad, sino una estrategia en plena expansión: el scent marketing.

El scent marketing-marketing olfativo- se encarga de explotar se encarga de explotar las posibilidades comerciales de los aromas basándose en el impacto que éstos tienen en nuestro cerebro. El olfato humano puede que palidezca en comparación con el de muchos animales. Sin embargo, es un sentido muy sugestionable.

Mientras que en la vista o el oído la información percibida es filtrada por el tálamo antes de dirigirse al cerebro, el olfato funciona de manera diferente. Los sensores de la nariz envían los estímulos directamente al bulbo olfativo, parte del sistema límbico, el encargado de gestionar las emociones y conectado con la memoria. Un aroma tiene un poder único para influir en nuestro ánimo y activar recuerdos de manera fulgurante.

Todavía es una materia en la que está todo por descubrir, ya que en realidad no se sabe bien cómo funciona el mecanismo con el que las moléculas aromáticas estimulan los receptores olfativos, se sabe que hay receptores, se sabe que hay moléculas que se evaporan, pero se desconoce el mecanismo Por lo que no se puede grabar ni transmitir el olor, como se puede hacer con la imagen y el sonido.

Scent marketing: un campo a explorar por la neurociencia.
En los últimos tiempos muchas empresas se han aventurado a explorar las posibilidades del universo de las esencias. Starbucks busca combinaciones para hacer sus establecimientos más acogedores.

La cadena de repostería Cinnabon coloca estratégicamente sus hornos para que un suave olor a canela capté la atención de los viandantes. Y en Japón la compañía de ferrocarriles Japan Railway East está experimentando con aromas que alerten a los pasajeros de la llegada de trenes.
A pesar de las múltiples posibilidades, existe también cierta incertidumbre alrededor del scent marketing. Es verdad que muchos estudios y experimentos han explorado su potencial, pero los científicos señalan que el conocimiento es todavía limitado.

Además, aspectos delicados como la proporción adecuada de un aroma o la inevitable mezcla de esencias en ciertos establecimientos presentan complejos reto. A ello se suman las dudas éticas.

En un artículo, el letrado Lane Powell señala que el scent marketing se salta las defensas perceptuales sin que el consumidor sea consciente, lo cual además de éticamente cuestionable, puede llegar considerarse ilícito por ser engañoso.

El desafío a varios niveles planteado por el scent marketing exige un mayor conocimiento científico. Hasta ahora, la investigación de mercados se ha centrado en técnicas tradicionales de pregunta y respuesta. Recurrir a la neurociencia ayudaría a conocer en profundidad y con precisión todo el poder de los aromas, tal y como señala la neurocientífica María Haberland.

Es de suponer que con tecnología e inversión se irán destapando los secretos del más emocional de nuestros sentidos.

El Indicador de Myers-Briggs (o MBTI por sus siglas en inglés) es un test de personalidad diseñado para medir preferencias psicológicas relacionadas con nuestro modo de percibir el mundo y de tomar decisiones.

El indicador fue creado por Katharine Cook Briggs y su hija Isabel Briggs Myers durante la segunda guerra mundial, y los criterios utilizados responden a las teorías que Carl Gustav Jung propusiera en su trabajo Tipos psicológicos.

El indicador clasifica los tipos de preferencias de las personas. El MBTI ordena estas diferencias psicológicas en cuatro conjuntos de pares opuestos (extrovertido / introvertido, sensorial / intuitivo, racional / emocional y calificador / perceptivo), o “dicotomías” cuyas combinaciones dan origen a 16 tipos psicológicos.

La percepción implica todas las formas de tomar conciencia de las cosas, las personas, los acontecimientos o las ideas.

Quiero saber más

Neuromarketing Social Selling Neuroventas LinkedIn Gimnasios Cerebrales Sinergología Morfopsicología

Pregúntame

¿Quieres empezar a vender más con LinkedIn y Sales Navigator?

Curso de herramientas

Pregúntame

¿Cómo implantar el método SnS en tu empresa o tu emprendimiento?

Do NOT follow this link or you will be banned from the site! Páginas Web Amigas: www.seox.es | SEO en Bilbao |
Share This
Esta web utiliza cookies . Si continuas navegando estás aceptándola