Enemigos de tu cerebro

Enemigos de tu cerebro

Es imposible ganar una batalla sin saber que está ocurriendo. Nuestras capacidades cognitivas son “atacadas” por diversos factores que, si bien, no nos son desconocidos, quizás no nos lo tomamos lo suficientemente en serio. Para vencer a tu enemigo tienes que conocerlo, así que vamos a empezar por saber a qué se enfrenta diariamente tu cerebro.

EL ENVEJECIMIENTO.

Del mismo modo que nuestro cuerpo envejece también lo hace nuestro cerebro. El deterioro de las estructuras cerebrales, la pérdida neuronal, la disminución de neurotransmisores, la falta de uso de algunas funciones cognitivas…todas ellas son variables importantes que afectan al deterioro general de nuestra mente.

Debemos diferenciar entre envejecimiento óptimo, normal y patológico.

  • El óptimo se caracteriza por una funcionalidad alta y un riesgo bajo de desarrollar patología. Sería el estado ideal y el que pretendemos alcanzar.
  • El normal sería un envejecimiento en el que no se sufre patología, pero con riesgo a padecerlas.
  • El patológico, es el que viene acompañado de un deterioro cognitivo grave.

Existe un deterioro cognitivo “benigno”, asociado al paso de los años, que consiste en pérdidas de memoria leves y estables que no afectan al desempeño cotidiano del individuo.

Y también podemos hablar de una pérdida de memoria asociada a la edad, que se da en personas mayores de 50 años que se quejan ocasionalmente de olvidos a corto plazo pero que, en seguimiento clínico y test, muestran normalidad sin que su estado empeore o interfiera en sus actividades diarias. ¿Dónde he dejado las llaves? ¿Cómo se llama el vecino? ¿Qué tenía que hacer ahora? Son olvidos típicos que suelen ir aumentando a medida que envejecemos.

En cualquier caso, ante los primeros síntomas de pérdida de memoria, los especialistas del sector, recomiendan la realización de ejercicios que trabajen la atención, la concentración y por descontado, la memoria.

EL ESTRÉS

El estrés es una respuesta exagerada de nuestro organismo a una situación que percibimos como amenazante o de demanda incrementada.  Y ahí está el secreto “que percibimos como”. Al ser una interpretación subjetiva no a todos nos estresan las mismas cosas. Por desgracia vivimos en una sociedad donde el nivel de exigencia y el de auto exigencia es muy elevado. Hoy en día hemos de ser buenos padres, tener relaciones maravillosas, dar buena imagen, ser exitosos en nuestros proyectos, en resumen, triunfar en todos los aspectos de nuestra vida y, siento desengañarte, nadie es perfecto.

Cierta cantidad de estrés es necesaria ya que es una respuesta natural que nos ayuda a adaptarnos a los cambios y a afrontar retos en nuestra vida diaria.

El problema viene cuando esta respuesta se prolonga en el tiempo. Estar todo el día tensionados tiene sus consecuencias tanto físicas como psicológicas.

Entre los síntomas físicos destacaremos la tensión muscular, palpitaciones, sudoración excesiva, fatiga, problemas para dormir, dolores de cabeza, malas digestiones, eccemas o picores, disfunción sexual y problemas cervicales entre otros.

Entre los síntomas psicológicos destacaremos la depresión o ansiedad, cambios bruscos de humor, irritabilidad, nerviosismo, miedo, dificultad a la hora de tomar decisiones, miedo al fracaso, dificultades de atención y concentración…

Estos solo serían algunos de los síntomas, pero creo que nos permiten hacernos una idea de cómo el estar estresados puede repercutir negativamente tanto en nuestro desempeño laboral como en nuestras relaciones sociales.

LA RUTINA.

El ser humano tiene tendencia a establecer actividades diarias rutinarias. Me he encontrado con muchas personas que dicen: “nooo, mi vida no es nada rutinaria, si yo siempre estoy haciendo cosas distintas y mi vida es como una montaña rusa”. Pues bien, en el momento de la verdad, al empezar a anotar lo que esa persona hace diariamente, siempre se encuentra una pauta de repetición. Y la rutina es necesaria.

Disminuye nuestro nivel de estrés al no tener que estar constantemente enfrentándonos a tomas de decisiones y nos ayuda a gestionar mejor nuestros tiempos. Pero también fomenta un gran vicio de nuestro cerebro que es la holgazanería.

Y es que nuestro cerebro es vago de por sí, y ante la falta de estimulación se acostumbra y trabaja menos. Nos sentamos en la misma silla para comer, hacemos cada día el mismo recorrido para ir al trabajo, compramos en las mismas tiendas…

Aún en el caso de personas que estudian o desempeñan trabajos que necesitan un esfuerzo cognitivo importante, se acaban trabajando mucho algunas capacidades y descuidando otras. Ejercicios de lógica, de rapidez mental, cálculo, cualquier situación que suponga un reto y pequeños cambios en nuestras rutinas, como atrevernos a probar cosas nuevas, son aspectos que se trabajarán en el gimnasio cerebral y nos ayudarán a mantener a nuestro cerebro sano y al máximo rendimiento.

VIDA SEDENTARIA.

El estilo de vida actual conlleva un elevado riesgo de vida sedentaria.

La práctica regular de ejercicio, sobretodo aeróbico, correlaciona con un mejor rendimiento cerebral y la mejora de la memoria. Una posible explicación sería el aumento de riego sanguíneo en determinadas zonas cerebrales que, además, disminuiría el riesgo de padecer un accidente vascular.

También la práctica regular de ejercicio previene la inflamación de tejidos, entre ellos el cerebro, síntoma relacionado con ciertas demencias y depresión.

LA ALIMENTACIÓN

Diferentes estudios relacionan ciertas deficiencias alimentarias con el deterioro cognitivo.

Monique Breteler, coordinadora de un estudio llevado a cabo por la Erasmus University de Rotterdam, llegó a la conclusión de que el consumo de pescado y vino protegen de la demencia, reforzando la hipótesis del origen vascular de la misma.

Se encontró que el consumo de pescado y frutos del mar, un mínimo de una vez por semana, disminuye entre un 10%-13% el riesgo de padecer determinadas demencias.

Lo mismo que un consumo moderado de vino, que en este caso disminuye el riesgo de padecer cualquier tipo de demencia y especialmente las demencias vasculares.

Niveles bajos de ácido fólico y vitamina B12 aumentan la probabilidad de padecer demencias. Según el investigador David García Díaz, de la facultad de medicina de la Universidad Nacional Autónoma de Méjico, la obesidad afecta al cerebro debido a la inflamación del tejido cerebral, en concreto la zona del hipocampo, relacionado con la memoria declarativa y al hipotálamo que enlazaría inflamación, deterioro cognitivo y desequilibrio energético.

Una dieta hipocalórica, según un trabajo sobre la enfermedad de Alzheimer realizado por Richard Weindruch y Tomas Prolla de la Universidad de Wisconsin (Madison, EEUU), protege la salud de nuestro cerebro manteniéndolo más joven. Ello es debido a que con este tipo de dieta se provocan menos respuestas de estrés y se disminuye la producción de radicales libres, relacionados con el envejecimiento y las lesiones a nivel celular.

Podríamos seguir con numerosos estudios, pero creo que estos son suficientes para hacernos una idea.

En los gimnasios cerebrales se van a trabajar todos los aspectos relacionados con la salud de nuestro cerebro, incluyendo la actividad física y la alimentación.

Quiero saber más

Neuromarketing Social Selling Neuroventas LinkedIn Gimnasios Cerebrales Sinergología Morfopsicología

Pregúntame

¿Cómo implantar el método SnS en tu empresa o tu emprendimiento?

Curso de herramientas

Pregúntame

¿Cómo implantar el método SnS en tu empresa o tu emprendimiento?

¿Qué tienes grupo o equipo comercial?

¿Qué tienes grupo o equipo comercial?

¿Qué tienes grupo o equipo comercial?

Hola a todos y bienvenidos al capítulo 58 de LMDV. Si eres un nuevo oyente mi nombre es Juan Antonio Narváez soy consultor de neuromarketing, marketing online, redes sociales y social selling, además de desarrollador del método SnS.

Puedes encontrarme en mi blog  www.juanantonionarvaez.com y en www.socialneuroselling.com.

¿Qué vas a aprender hoy en LMDV?

Gisela Boada te espera hoy en su SnG y te va a introducir en una de las realidades más duras de nuestros días, y en cómo podemos paliar sus efectos. El Alzheimer

Esta semana se incorpora nuestro colaborador de SnS Jesús Quintero y te va a enseñar la diferencia entre un grupo o un equipo de comercial. Esta es la primera de sus tres sinapsis. Bienvenidos a su nueva sección: la triple sinapsis.

Y Josean Rueda en su sección de si no hay SEO no te veo, te va a enseñar que es y cómo funciona el Link Building.

Empezamos.

Espero te haya gustado y resultado de mucha   el episodio de hoy de LMDV. El mejor regalo que me puedes hacer es dar a conocer el podcast, difundirlo. La generosidad, el compartir información de valor es la mejor estrategia de marketing que existe en la actualidad.

Si te ha gustado este capítulo de LMDV te voy a pedir que hagas una reseña en iTunes, todos los integrantes de LMDV trabajamos gratis todas las semanas para ti, para hacerte llegar el mejor contenido las mejores herramientas para mejorar tu estrategia de marketing y de ventas.

Lo único que te pedimos a cambio es un pequeño esfuerzo, que a tú no te cuesta nada. No tan solo nos hace llegar tu cariño, sino que también nos ayudas CON ESTA RESEÑA EN ITunes, a que LMDV se difunda.

La próxima semana LMDV sigue con su nuevo formato Vamos a tener 2 entregas de la LMDV. La primera seguirá siendo todos los lunes a las 0:00 para los oyentes de España en la que tendremos la sección del monográfico o la entrevista y la segunda entrega será todos los jueves, a la misma hora, con la que contaremos los las secciones de Tips de neuromatketing, a Gisela Boada con los gimnasios cerebrales y al resto de los colaboradores de SnS. Este cambio ha sido una de las demandas que más he recibido de nuestros oyentes. Que se les hacía muy largo el podcast, que si era mejor dividirlo en varios episodios durante la semana y de esta forma se pueden organizar mejor las escuchas temáticamente…  Oír a tu audiencia, adaptarte a sus necesidades y dar soluciones a sus problemas son la base de cualquier estrategia de neuroventas. Con este cambio espero que puedas aprender más mejor de todo el contenido que semana a semana generamos todo el equipo de SnS para que puedas conseguir más nuevos clientes y generar más ventas con tus comerciales.

El próximo lunes te espera un capítulo que te va a helar la sangre. Vas a conocer al alumno de nuestro SnS, que posiblemente más me ha impactado, tanto por su actividad como por la pasión que siente por su trabajo. Desde el Cadáver WorkShop Madrid conocerás el trabajo que está realizando el Dr. Mario Fajado, y como le ha ayudado nuestra formación.

Este médico anestesista, de origen cubano, realiza cursos destinados a que nuestros médicos, y otros profesionales, puedan realizar sus técnicas en cadáveres especialmente tratados con una metodología casi única en el mundo.

El aporte a paliar el dolor en los pacientes y efectos secundarios originados por errores por falta de pericia, es incalculable.

Pero lo que más me ha impresionado no ha sido el Dr. Fajardo o la tecnología, casi futurista que usa en sus talleres, ha sido Mario. La pasión por su profesión, el cariño que tiene al paciente y el entusiasmo que es capaz de transmitir son incalculables.

Además de que vas a conocer una de las aplicaciones de nuestra metodología más originales de las que he realizado, conocerás el trabajo de un hombre al que la medicina le debe muchísimo, piensa que tarde o temprano el beneficiado de su desbordante pasión también puedes serlo tú.

Te deseo muchas ventas para esta semana y hasta el próximo lunes.

 

 

Quiero saber más

Pregúntame

¿Cómo implantar el método SnS en tu empresa o tu emprendimiento?

Curso de herramientas

Pregúntame

¿Cómo implantar el método SnS en tu empresa o tu emprendimiento?

El programa estudiantes: atención, concentración y memoria.

En semanas anteriores te he hablado del nivel básico y el programa ejecutivo. Me queda por explicar entonces el programa estudiantes. El programa estudiantes está pensado para adultos en formación, es decir, para todas aquellas personas que necesitan el máximo de su rendimiento intelectual. Como siempre se trabajarán de forma genérica todas las capacidades cognitivas, pero se hará un especial hincapié en la atención, la concentración y la memoria, así como en técnicas de relajación.

¿Qué trabajamos?

De la atención ya te he hablado con anterioridad. A modo de resumen recordaré que la atención es una de nuestras capacidades cognitivas más importantes, ya que, sino prestamos atención de una manera adecuada, la información que llega a nuestro cerebro puede ser incompleta o deformada y por lo tanto alterar el funcionamiento del resto de nuestras capacidades cognitivas.

Durante las horas de estudio, la falta de atención puede repercutir en distintos aspectos: dificultará la organización del trabajo, supondrá problemas a la hora de gestionar los tiempos y provocará olvidos repetidos.

La concentración es especialmente importante para el proceso de aprendizaje, de ahí la importancia de potenciar esta capacidad, que es imprescindible para la adquisición de nuevos conocimientos. La lectura, la meditación y el yoga han probado ser medios efectivos para mejorar la concentración mental. En los gimnasios cerebrales se propondrán técnicas y ejercicios para aumentar nuestro nivel de concentración.

La memoria es una función del cerebro que permite codificar, almacenar y recuperar información y que está muy ligada al aprendizaje ya que en términos prácticos es su expresión. Por lo tanto, tiene tres funciones básicas, recoge nueva información, la organiza para que tenga un significado y la recupera cuando es necesario recordar algo. La memoria se puede ejercitar. En este caso distintas técnicas, estrategias y ejercicios nos ayudarán a potenciarla.

¿Cómo trabajamos en el gimnasio cerebral?

Tal vez la mejor manera de explicar cómo se trabaja en el gimnasio cerebral, sea, como siempre, con un ejemplo. Hoy te hablaré de Cristina. Cristina tiene 33 años y ha empezado a estudiar en la universidad la carrera de derecho a distancia. Era algo que tenía pendiente desde hacía tiempo y por fin se ha decidido, además cree que le servirá para mejorar laboralmente. Empezó con mucha ilusión y muy motivada, eso le dio mucho empuje e hizo que el primer año aprobara todas las asignaturas, si bien le paso factura tanto física como emocionalmente. Compaginar trabajo y estudios no es fácil. Acumulamos cansancio y estrés lo que va haciendo que cada vez retengamos menos la información, prestemos menos atención, necesitemos más tiempo para aprender… Cristina trabaja ocho horas diarias, por suerte en horario intensivo, por la mañana trabajaba hasta las tres de la tarde, come en una hora y estudia de cuatro y media a nueve cada día. Los fines de semana también estudia. El segundo año suspende la mitad de las asignaturas. Le cuesta cumplir los horarios que se ha impuesto para estudiar, cuando estudia no es capaz de concentrarse y se distrae con mucha facilidad. Siente que el tiempo que dedica a estudiar no le cunde como antes. Está cansada, irritable y de mal humor. Ya no disfruta de estudiar y se ha convertido en una carga.

Cuando Cristina llega a los gimnasios cerebrales está dispuesta a darse una última oportunidad antes de tirar la toalla porque cree que quizás lo de estudiar una carrera es demasiado para ella sobre todo teniendo que trabajar. Cristina está cansada, lo cual es normal teniendo en cuenta que estudia y trabaja. A causa de los nervios duerme mal y no descansa las horas suficientes. No se concede tiempo para relajarse y desconectar de las obligaciones. Siempre está pensando en lo que tiene que hacer en vez de centrarse en lo que está haciendo en ese momento.

Atacamos el problema desde varios frentes. Por una parte, trabajamos la gestión de sus tiempos y ella misma elaboró un horario realista, dejando tiempo no solo para trabajar sino también para descansar y relajarse. Empezó a llevar una agenda realista y organizada, lo cual le ayudo a rebajar su nivel de estrés y la sensación de que no llegaba a todo. Aprendió técnicas de estudio que le ayudaron a sacar más partido al tiempo que dedicaba a estudiar.

Por otro lado, trabajamos la atención, la concentración y la memoria a través de ejercicios y técnicas específicas. También trabajamos técnicas de relajación para aprender a desconectar.

Y a un tercer nivel, mejoramos su dieta, un poco descuidada porque no tenía tiempo de organizar menús ni cocinar y empezó a hacer ejercicio regularmente. Todo ello ayudo a mejorar su humor, su autoestima y su estado físico, haciendo que se sintiera con más fuerzas y energía para afrontar los retos que se le presentaban.

Como siempre digo el esfuerzo tiene sus recompensas. No os diré que paso a sacar sobresalientes, pero sí que sus notas mejoraron y a día de hoy está en el que esperamos sea su último año de carrera.

El consejo de la semana.

Algunos consejos para sacar más partido al rato que dedicas a estudiar.

  1. Mantén la zona de estudio limpia y ordenada. Intenta tener todo el material que vayas a necesitar a mano.
  2. Aleja todos aquellos objetos que puedan distraerte de la zona de trabajo. Móvil, revistas, juegos, cualquier objeto que de repente pueda ejercer sobre ti una fascinación irresistible, en resumen, casi cualquier cosa que no tenga como objeto el estudio.
  3. Planifícate y organízate. Créate un hábito diario, con unos horarios realistas e intenta llevar las asignaturas al día.
  4. Plantéate objetivos realista y a corto plazo. No vale esta semana voy a estudiar tres temas. Primero, seguramente el nivel de conocimiento que adquieras de los temas no será el adecuado y, en segundo lugar, no cumplir tus objetivos desmotiva.
  5. Actitud positiva. Eres capaz y lo sabes, pero nadie dijo que fuera fácil. El esfuerzo tiene su recompensa.
  6. Estudia con papel y lápiz y ves tomando notas. Esto evitará que te distraigas y hará que estés más concentrado.
  7. Empieza por lo más difícil cuando estás más fresco, toma descansos frecuentes y no hagas maratones de estudio de una sola asignatura ya que ante la falta de novedad llega un momento en el que el cerebro deja de retener la información como al inicio.

Estos son solo unos sencillos consejos que te facilitarán el momento de empezar a estudiar.

El ejercicio de la semana.

El ejercicio de la semana. La semana pasada os propuse un problema de lógica. La solución es “porque el hombre es muy bajito y no llega más allá del botón del séptimo”. Aunque es probable que se os hayan ocurrido otras soluciones, no vale inventar información adicional, solo se puede construir la respuesta con la información que da el enunciado. No vale que su madre vive en el séptimo y va cada día va a visitarla (no sabemos si su madre vive en el séptimo), ni que lo hace por salud (siempre sube hasta el séptimo, siempre, si fuera por salud el día que llegue más cansado o vaya cargado con la compra subiría hasta el décimo con ascensor). Y por otra parte la respuesta válida es siempre la más sencilla de todas las explicaciones.

Esta semana te propongo un ejercicio para trabajar la concentración, y es tan sencillo como ir a dar un paseo. Pero claro está que no termina aquí el trabajo. Vamos a dar un paseo y nos vamos a concentrar en detectar aromas. Centrémonos en el sentido del olfato que por lo general lo tenemos muy olvidado. El olor de comida que se está cocinando, el humo de los coches, el perfume de alguien que pasa, el aroma del pan recién hecho al pasar por una panadería, el olor de los contenedores cuando pasamos por su lado, porque no, si nos concentramos no vamos a discriminar aromas por ser más o menos agradables. Paseemos una media hora, que además nos irá bien para hacer ejercicio, y veamos cuantos aromas somos capaces de percibir. Si quieres puedes anotarlo en un papel cuando finalices el paseo y así trabajamos también un poco la memoria.

Y hasta aquí por hoy. Si tienes alguna pregunta o quieres recibir más información no dudes en contactar conmigo a través del mail Gisela@socialneuroselling.com o de la página www.juanantonionarvaez.com y estaré encantada de ayudarte. Y recuerda, para la mente nunca es suficiente, a seguir entrenando.

 

 

 

 

Gimnasio cerebral para ejecutivos.

Gimnasio cerebral para ejecutivos.

Siempre he recomendado a los Ceo de las empresas que se preocupen por la salud de sus trabajadores, tanto física como mental. Y para ello solo debo recordaros que el 25% de las bajas están motivadas por estrés. Una persona que entrena sus capacidades cognitivas tiene una mayor rapidez mental, un mejor control de las emociones y más claridad en la toma de decisiones. En definitiva, una serie de capacidades potenciadas que mejoran el desempeño laboral y por lo tanto se acaban reflejando en el rendimiento de la empresa. Por otro lado, la mejora de la autoestima y del humor laboral también contribuyen, tanto al aumento de la productividad como a que los empleados disfruten en el trabajo.

En cuanto ¿a qué puestos de la empresa recomendaría un entrenamiento? Por recomendar a todos, cualquier persona se beneficia de trabajar sus capacidades cognitivas. Pero de inicio sería muy beneficioso para todos aquellos puestos sometidos a estrés, implicados en toma de decisiones o que tengan que liderar equipos de trabajo. Los puestos de más responsabilidad son siempre los que están más sometidos a presión y por lo tanto los que más necesitan un apoyo extra.

El nivel ejecutivo.

Hoy quiero profundizar un poco en el nivel ejecutivo de los gimnasios cerebrales, al que se accede una vez realizado el programa básico, que está pensado para potenciar unas capacidades más específicas. Estás capacidades siempre vendrán determinadas por las necesidades del individuo, ya que como siempre os digo, es altamente individualizado, y es que cada cabeza es un mundo.

A través del Programa para Ejecutivos y Emprendedores se pretende ejercitar las fortalezas mentales. La fortaleza mental se define como la capacidad de desempeñarse de manera consistente en el rango superior de nuestros talentos y habilidades sin importar cuales sean las circunstancias ambientales, es decir, dar lo máximo de uno mismo aún bajo presión o estrés.

Las principales fortalezas mentales que debe potenciar este grupo de trabajo son:

  • La resolución de problemas: memoria de trabajo, pensamiento lateral, capacidad de flexibilización y creatividad.
  • Manejo de equipos: escucha activa, respeto y tolerancia, empatía, concreción, autenticidad, liderazgo, motivación y resolución de conflictos.
  • Toma de decisiones: capacidad de análisis, evaluación, consideración de variables, apertura mental, previsualización de consecuencias…entre otras.
  • Planificación: organización de información y diseño estratégico.
  • Autorregulación emocional: técnicas y habilidades para entrenar la respuesta neurofisiológica frente a situaciones de estrés.

 

En éste programa se trabajarán las capacidades cognitivas haciendo un refuerzo especial en la atención, la ejecución, la memoria y la relajación.

El caso de la empresa de marketing.

Pero quizás la mejor manera de explicar qué y cómo se trabaja, sea con un caso práctico. Hace un tiempo contacto con nosotros una empresa de marketing que, podríamos decir, tenía ciertos problemas en las relaciones entre sus empleados. Os pondré un poco en situación. Es una empresa con algunos años ya en activo pero que siempre había arrastrado ciertos problemas de aceptación de jerarquía. El CEO llevaba en la empresa sólo un año tras el despido del anterior, que no había cumplido las expectativas por las que había sido contratado. El nuevo CEO había heredado un equipo con muchos vicios adquiridos y una dinámica de trabajo muy cuestionable. La presión a la que estaba sometido era evidente, ya que si no era capaz de conseguir resultados iba a seguir los pasos de su predecesor. Le seguían cuatro jefes de departamento.

La primera es Lucía, lleva cinco años en la empresa y tiene serios problemas en acatar la autoridad. Ella y su departamento siempre lo hacen todo bien, la culpa es de los otros departamentos que no saben lo que se hacen. Además, va a venir un nuevo a decirme a mí como se tienen que hacer las cosas. Supongo que ya te vas haciendo una idea de cómo es Lucía.

El segundo jefe de departamento es Rodrigo. Rodrigo tiene tendencia a adquirir más responsabilidades de las que le corresponden, llegándose a inmiscuir en el trabajo de los demás, se lleva fatal con Lucía. El nuevo CEO ni le gusta ni le disgusta, es un mal necesario que tiene que soportar, lo que no acaba de entender es porque no le han ascendido a él, si lleva ocho años dándolo todo por la empresa.

Esperanza y Guillermo son los dos jefes de departamento que nos faltan, llevan dos años y año y medio, respectivamente, en la empresa. En estos dos puestos hay un histórico importante de rotación. Esperanza y Guillermo están claramente desmotivados, les agotan las tensiones internas, protestan un poco cuando les afecta en el desempeño de sus departamentos, pero están claramente desmotivados y vienen al trabajo para cumplir y llevarse su nómina a final de mes. Cuando entró el nuevo CEO tenían grandes expectativas en que todo cambiara, pero de momento seguían igual.

¿Cómo lo trabajamos?

Empezar a trabajar con ellos fue un gran reto. Lucía no tenía ningún interés en el gimnasio cerebral y el nuevo CEO consideraba que no tenía tiempo para dedicarse a ello. En el nivel básico fueron cumpliendo todos con bastante regularidad y hacia el final del entrenamiento estuvieron de acuerdo en que habían notado beneficios.

El trabajo serio empezó con él nivel ejecutivo. A la hora de crear un programa a medida para ellos, además del trabajo de siempre con ejercicios online, técnicas de relajación (qué por cierto en el nivel ejecutivo van más enfocadas a la meditación), entrevistas y ejercicios personalizados, conexiones online…bueno, todas las técnicas que utilizamos, incluimos dinámicas grupales. En estas dinámicas nos propusimos trabajar la confianza, el trabajo en equipo y técnicas para la gestión de conflictos.

Y los resultados…

Siempre os digo que los milagros no existen, pero la verdad es que los resultados que se obtienen trabajando con un grupo cuando todos sus miembros deciden esforzarse son realmente sorprendentes. Actualmente, cuatro años después, el grupo sigue siendo el mismo. Nadie ha sido despedido ni ha dejado su puesto. El clima laboral ha mejorado muchísimo, si bien siguen surgiendo problemas, ahora son capaces de afrontarlos y gestionarlos desde otros puntos de vista. Confían más los unos en los otros y han aprendido a delegar y a colaborar entre departamentos para cumplir con los objetivos globales. Cada medio año volvemos a realizar un entrenamiento de un par de meses y seguimos trabajando en la relación del grupo a través de dinámicas grupales.

El ejercicio de la semana.

Antes de proponerte el ejercicio de esta semana te doy la solución del de la semana anterior, una moneda es de un euro y la otra de dos. La frase exacta dice: “entre las dos suman tres euros, pero una de ellas no es de un euro” O sea una de ellas (la de dos euros) no especifica nada de la otra.

El ejercicio de esta semana es fácil y seguramente lo habrás oído alguna vez. Se trata de que cada día, durante una semana, aprendas una palabra nueva y su significado y la uses. ¿Te doy algunos ejemplos? Palabras como cascarrias, mansarda, bizarro (cuyo significado quizás no es el que crees), inconsútil, alcuza, adamar o zangolotino. Aquí tienes siete palabras para empezar.

Y hasta aquí por hoy. Si tienes alguna pregunta o quieres recibir más información no dudes en contactar conmigo a través del mail gisela@socialneuroselling.com o de la página www.juanantonionarvaez.com y estaré encantada de ayudarte.

 

Quiero saber más

Pregúntame

¿Cómo implantar el método SnS en tu empresa o tu emprendimiento?

Curso de herramientas

Pregúntame

¿Cómo implantar el método SnS en tu empresa o tu emprendimiento?

¿Cómo funciona un gimnasio cerebral?

¿Cómo funciona un gimnasio cerebral?

La semana pasada acabé el post diciéndote que puedes entrenar tus capacidades cognitivas con el fin de potenciarlas.

Muchas funciones cognitivas las realizas y entrenas prácticamente a diario. Cuando lees un libro trabajas el lenguaje, la memoria y la concentración; cuando conduces por una calle desconocida, la orientación; cuando atiendes instrucciones en el trabajo, la atención; cuando implementas planes la ejecución…

Ahora bien, ¿es suficiente la ejercitación cognitiva cotidiana? La respuesta es no. Y es no por lo que te he comentado antes de nuestra tendencia a establecer rutinas y por lo tanto a automatizar muchas de nuestras actividades. Aun en el caso de una persona que esté estudiando, lea con frecuencia o tenga un trabajo que requiera mucha actividad cerebral, es muy probable que esté trabajando mucho algunas funciones cognitivas, pero al mismo tiempo esté dejando otras de lado.

 ¿A QUIÉN VA DIRIGIDA LA ESTIMULACIÓN COGNITIVA? 

Hasta hace poco la estimulación cognitiva era un ámbito reservado a las personas mayores y jubilados. Actualmente cada vez más personas se están dando cuenta de la importancia de ejercitar el cerebro. El ritmo de vida acelerado, la multitarea y la necesidad de mantener una mente despejada ha hecho que cobre importancia la ejercitación cerebral, no solo a nivel personal, sino también entre ejecutivos, profesionales y estudiantes para poder conseguir un máximo rendimiento.

En el SocialNeuroGym se trabajan estas capacidades a través de la estimulación cognitiva, es decir, un conjunto de técnicas y estrategias que pretenden la optimización de las mismas. 

¿EN QUÉ PROCESOS SE BASA EL ENTRENAMIENTO COGNITIVO? 

El entrenamiento cognitivo se basa en el concepto de neuroplasticidad, que es la capacidad del cerebro para adaptarse y cambiar como resultado de la conducta y la experiencia. Gracias a la plasticidad podemos crear nuevas conexiones entre neuronas y potenciar las ya existentes.

En los orígenes de la neurociencia se creía que la neurogénesis se detenía poco después del nacimiento. Hoy en día sabemos que el cerebro tiene la capacidad de reorganizar sus rutas neuronales, crear nuevas conexiones e incluso crear nuevas neuronas como en el hipocampo. Actualmente existen evidencias de que el cerebro puede “reconfigurarse” después de ciertos daños.

A medida que ganamos en experiencias y nuevas conductas, las conexiones sinápticas se fortalecen, mientras que las que no se usan son eliminadas. Por lo tanto, las neuronas que utilizamos con mayor frecuencia desarrollan conexiones más fuertes y las que nunca se utilizan se debilitan y eventualmente mueren. 

ENTRENAMIENTO BÁSICO. 

El entrenamiento cerebral se inicia con el ENTRENAMIENTO BÁSICO Éste programa está pensado para trabajar las capacidades cognitivas a nivel general, reducir la ansiedad, aprender técnicas básicas de relajación y aprender a utilizar correctamente las herramientas. Su duración es de tres meses. En este programa trabajaremos de forma genérica las habilidades cognitivas como la percepción, la atención, la memoria, la comprensión, la orientación, el razonamiento y las funciones ejecutivas.

 Sus objetivos principales son:

  • Mejorar la plasticidad neuronal: el cerebro humano es elástico y moldeable, por lo que cuanto más se estimule, más plástico será y evitaremos la rigidez cerebral.
  • Aumentar el funcionamiento cerebral: si estimulamos nuestro cerebro también aumentaremos el funcionamiento de los neurotransmisores. Cada función cognitiva la realiza una región cerebral y se secretan unos neurotransmisores específicos, por lo que con cada técnica de estimulación beneficiarás una parte concreta de tu cerebro.
  • Aumentarás tu potencial: cuanto más trabajes más hábil serás. Cada potencial o destreza cerebral se puede trabajar e incrementar. Cuanto más lo trabajes mejores habilidades tendrás, cuanto menos lo trabajes menos habilidades irás teniendo.
  • Prevenir el avance de déficits cognitivos: el cerebro humano, del mismo modo que el resto del cuerpo, se va envejeciendo. Si lo trabajas y/o estimulas lo mantendrás en forma.

 

Se inicia el programa con una entrevista online y una batería de test. Todo ello nos ayuda a valorar el estado cognitivo, el nivel de estrés y ansiedad y a saber cuáles son tus gustos y aficiones. Con toda la información recopilada podemos diseñar un entrenamiento totalmente personalizado.

El entrenamiento se realizará a través de ejercicios online, ejercicios y rutinas enviadas por mail, contacto continuo de entrenador/ entrenado, entrevistas de seguimiento y valoraciones mensuales.

Hasta aquí el programa de entrenamiento genérico, es como ir al gimnasio con el control de un entrenador y un plan hecho a la medida de nuestras necesidades y objetivos genéricos.

Una vez dominado el entrenamiento básico se puede seguir con el mismo o acceder a los programas de alto rendimiento para ejecutivos y estudiantes. Estos programas están pensados para trabajar capacidades más específicas.

La semana próxima profundizaremos un poco más en cada uno de los programas.

 

EL EJERCICIO DE LA SEMANA.

 Esta semana como ejercicio te dejo el enlace a una entrevista para que la leas. Creo que te hará reflexionar. 

EL CONSEJO DE LA SEMANA.

 Como consejo de la semana y aprovechando que estamos de vacaciones, ¿Qué tal acostumbrarnos a hacer algún pasatiempo? Sudokus, sopas de letras, autodefinidos…Todos estos ejercicios mejoran la concentración, la memoria y la atención y nos ayudan a mantener activo nuestro cerebro al que solemos tener un poco aletargado en esta época del año. 

Y hasta aquí por hoy. Si tienes alguna pregunta o quieres recibir más información no dudes en contactar conmigo a través del mail Gisela@socialneuroselling.com o de la página www.juanantonionarvaez.com y estaré encantada de ayudarte.

 

 

 

    Quiero saber más

    Pregúntame

    ¿Cómo implantar el método SnS en tu empresa o tu emprendimiento?

    Curso de herramientas

    Pregúntame

    ¿Cómo implantar el método SnS en tu empresa o tu emprendimiento?

    ¿Por qué es necesario entrenar tu cerebro?

    ¿Por qué es necesario entrenar tu cerebro?

    Los gimnasios cerebrales ayudan a potenciar tus capacidades cognitivas y a prevenir el deterioro cognitivo de tu cerebro. Diversos factores contribuyen a que tu cerebro, poco a poco, vaya empeorando su funcionamiento. Hagamos un breve repaso de estos factores.

    EL ENVEJECIMIENTO.

    Del mismo modo tu cuerpo envejece también lo hace tu cerebro. El deterioro de las estructuras cerebrales, la pérdida neuronal, la disminución de neurotransmisores, la falta de uso de algunas funciones cognitivas…todas ellas son variables importantes que afectan al deterioro general de tu mente.

    Debemos diferenciar entre envejecimiento óptimo, normal y patológico. El óptimo se caracteriza por una funcionalidad alta y un riesgo bajo de desarrollar patología. Sería el estado ideal y el que pretendemos alcanzar. El normal sería un envejecimiento en el que no se sufre patología, pero con riesgo a padecerlas. Y, por último, el patológico, acompañado de un deterioro cognitivo grave.

    Existe un deterioro cognitivo “benigno” asociado al paso de los años que consiste en pérdidas de memoria leves y estables que no afectan al desempeño cotidiano del individuo. Y también podemos hablar de una pérdida de memoria asociada a la edad, que se da en personas mayores de 50 años que se quejan ocasionalmente de olvidos a corto plazo pero que en seguimiento clínico y test muestran normalidad sin que su estado empeore o interfiera en sus actividades diarias. ¿Dónde he dejado las llaves? ¿Cómo se llama el vecino? ¿Qué tenía que hacer ahora? Son olvidos típicos que suelen ir aumentando a medida que envejecemos.

    En cualquier caso, ante los primeros síntomas de pérdida de memoria, los especialistas del sector, recomendamos la realización de ejercicios que trabajen la atención, la concentración y por descontado, la memoria.

    EL ESTRÉS.

    Pero no es sólo el envejecimiento lo que provoca la disminución de tus capacidades cognitivas. El estrés, por ejemplo, no sólo provoca sintomatología física, sino que también afecta de forma directa a tus emociones y a tu capacidad de razonar con claridad.

    Ya comentamos con anterioridad que cierta cantidad de estrés es necesaria ya que supone una respuesta natural que te ayuda a adaptarte a los cambios y a afrontar los retos de tu vida diaria. El problema viene cuando esa respuesta se prolonga en el tiempo. Estar continuamente estresados es lo que provoca consecuencias físicas y psicológicas. Entre los síntomas psicológicos destacaré depresión o ansiedad, cambios bruscos de humor, irritabilidad, nerviosismo, miedo a la hora de tomar decisiones, miedo al fracaso, dificultades de atención y concentración…

    En los gimnasios cerebrales aprendes técnicas para reducir el estrés, gestionar mejor tu tiempo y ejercicios de relajación y meditación que te ayudan a lidiar con el estrés diario.

    LA RUTINA.

    El ser humano tiene tendencia a establecer actividades diarias rutinarias. Me he encontrado con muchas personas que me dicen: “¡Nooo! Mi vida no es nada rutinaria. Si yo siempre estoy haciendo cosas distintas, mi vida es como una montaña rusa”. Pues bien, en el momento de la verdad, cuando empezamos a anotar lo que esa persona hace diariamente, siempre encontramos pautas de repetición. Y no me malinterpretes, la rutina es necesaria. Disminuye tu nivel de estrés al no tener que estar constantemente enfrentándote a tomas de decisiones y te ayuda a gestionar mejor tus tiempos. Pero también fomenta un gran vicio de tu cerebro, que es la holgazanería. Y es que tu cerebro es vago de por sí y ante la falta de estimulación se acostumbra y trabaja menos.

    Te sientas en la misma silla para comer, haces el mismo recorrido para ir al trabajo, compras en las mismas tiendas…Aún en el caso de personas que estudian o desempeñan trabajos que necesiten de un esfuerzo cognitivo importante, se acaban trabajando mucho algunas capacidades y descuidando otras. Ejercicios de lógica, rapidez mental, cálculo, cualquier situación que suponga un reto o novedad y pequeños cambios en tus rutinas son aspectos que se trabajan en el gimnasio cerebral y te ayudarán a mantener sano tu cerebro y al máximo rendimiento.

    VIDA SEDENTARIA

    El estilo de vida actual conlleva un elevado riesgo de vida sedentaria. Según un estudio, un mayor consumo de televisión se asocia con síntomas de depresión y un rendimiento cognitivo más pobre.

    Por otra parte, la práctica regular de ejercicio, sobretodo aeróbico, correlaciona con un mejor rendimiento cerebral y la mejora de la memoria. Una posible explicación es el aumento de riego sanguíneo en determinadas zonas cerebrales que además disminuyen el riesgo de padecer un accidente vascular. También, la práctica regular de ejercicio, previene la inflamación de tejidos, entre ellos el cerebro, síntoma relacionado con ciertas demencias y depresión.

    ALIMENTACIÓN.

    Diversos estudios relacionan ciertas deficiencias alimentarias con el deterioro cognitivo.

    Diferentes investigaciones han determinado que el consumo de pescado y frutos de mar, un mínimo de una vez por semana, disminuye entre un 10%-13% el riesgo de padecer determinadas demencias. Lo mismo que un consumo moderado de vino, que en este caso disminuía el riesgo de padecer cualquier tipo de demencia y especialmente las demencias vasculares. Monique Breteler, coordinadora de un estudio llevado a cabo por la Erasmus University de Rotterdam, llego a la conclusión de que si el consumo de pescado y vino protegen de la demencia, se refuerza la hipótesis del origen vascular de las mismas

    Niveles bajos de ácido fólico y vitamina B12 aumentan la probabilidad de padecer demencias.

    Según el investigador David García Díaz, de la facultad de medicina de la Universidad Nacional Autónoma de Méjico, la obesidad afecta a tu cerebro debido a la inflamación del tejido cerebral, en concreto la zona del hipocampo, relacionado con la memoria declarativa y al hipotálamo que enlazaría inflamación, deterioro cognitivo y desequilibrio energético.

    Una dieta hipocalórica, según un trabajo sobre la enfermedad de Alzheimer realizado por Richard Weindruch y Tomas Prolla de la Universidad de Wisconsin, Madison (EEUU), protege la salud de tu cerebro manteniéndolo más joven. Ello es debido a que con este tipo de dieta se provocan menos respuestas de estrés y se disminuye la producción de radicales libres, relacionados con el envejecimiento y las lesiones a nivel celular.

    Podríamos seguir con numerosos estudios, pero creo que estos son suficientes para hacernos una idea.

    PUES ENTONCES A ENTRENAR…

    En los gimnasios cerebrales se van a trabajar todos los aspectos relacionados con la salud de tu cerebro, incluyendo la actividad física y la alimentación.

    Sin embargo, después de hablar de los factores que intervienen en el deterioro de nuestro cerebro, también te tengo que decir que no todo está perdido y que puedes trabajar para potenciar tus capacidades cognitivas. La semana que viene hablaremos de los procesos en los que se basan los gimnasios cerebrales.

    EL EJERCICIO DE LA SEMANA.

    Esta semana vamos a trabajar la memoria inmediata y la capacidad de retención de nueva información. Para ello te voy a leer un breve texto y después deberás responder a unas sencillas preguntas. Eso sí, está muy atento.

    “Sofía y Claudia son dos hermanas mellizas de 6 años de edad que viven en Madrid con sus padres. Las hermanas son muy diferentes; mientras Sofía es rubia y muy tímida, Claudia es morena y muy extrovertida. Sofía nació con una mancha en la mejilla izquierda. A Sofía le gusta mucho jugar con sus muñecas. Sin embargo, Claudia prefiere jugas a futbol. Claudia siempre quiere llevar el pelo recogido para que no le moleste mientras juega, mientras que Sofía prefiere llevar el pelo suelto. Sólo se ponen de acuerdo en una cosa:¡a las dos les encanta el chocolate!”

    • ¿Cómo se llaman las niñas?
    • ¿Cuántos años tienen?
    • ¿Dónde viven?
    • ¿Con quién viven?
    • ¿Cómo es Sofía?
    • ¿Cuál es el juego favorito de Sofía?
    • ¿Cómo es Claudia?
    • ¿Cuál es el juego favorito de Claudia?
    • ¿Qué les gusta mucho a las dos hermanas?

    Y hasta aquí por hoy. Si quieres más información o tienes alguna pregunta no dudes en contactar conmigo a través del mail Gisela@socialneuroselling.com o de la página web www.juanantonionarvaez.com y estaré encantada de ayudarte.

    Quiero saber más

    Pregúntame

    ¿Cómo puedo ayudar a mejorar tu cerebro con SnG?

    Curso de herramientas

    Pregúntame

    ¿Cómo implantar el método SnS en tu empresa o tu emprendimiento?

    Percepción y lenguaje corporal en la negociación.

    Percepción y lenguaje corporal en la negociación.

    Percepción.

    Hace unos días escribí sobre la percepción y lo primero que hice fue definirla. Se entiende por percepción al proceso mediante el cual el sistema nervioso capta, organiza y procesa los cambios en el entorno y en el propio organismo, preparándonos para actuar en consecuencia. Enfaticé el hecho de que es una interpretación, con lo cual, a través de la percepción, construimos nuestra realidad, aunque no sea la auténtica.

    Constantemente estamos recibiendo estímulos, información que llega a nuestro cerebro y este se encarga de seleccionar y procesar. Inconscientemente recibimos muchísima información y hemos de aprender a sacarle el máximo provecho. En los gimnasios cerebrales se emplean técnicas para potenciar la percepción y maximizar su rendimiento.

    Percepción y lenguaje corporal.

    Una gran fuente de información para la percepción es el lenguaje corporal, y este es susceptible de ser entrenado para emitir la información que deseamos o bien para aprender a estar más atentos a lo que nuestro interlocutor emite.

    Según las investigaciones, aproximadamente un 55% del contenido de la comunicación se transmite a través del lenguaje corporal, siempre y cuando haya congruencia entre lo que se dice y lo que se transmite. ¡Y la mayoría de las veces ni tan siquiera somos conscientes!

    Si durante una negociación nuestro interlocutor cruza los brazos o inclina el cuerpo hacia delante nos está dando una gran cantidad de información que hemos de ser capaces de interpretar.

    La toma de contacto.

    Desde el primer momento que iniciamos la toma de contacto con una persona estamos transmitiendo información. Actos tan sencillos como saludar o como nos sentamos dicen muchas cosas sobre nosotros.

    Cuando hablamos de la percepción comentamos la existencia de sesgos y uno de ellos era el “efecto de la primera impresión o efecto halo”. Este consistía en quedarnos con los aspectos que nos llaman la atención en una persona la primera vez que la vemos, y a partir de entonces, establecemos sus características personales en base a esa primera impresión. Dicen los psicólogos que en un máximo de 30 segundos ya nos hemos hecho una primera impresión, por lo tanto, vamos a intentar que ésta sea buena.

    Tomar la iniciativa a la hora de dar la mano denota seguridad. El apretón debe ser firme, pero sin “estrujar”, en vertical, tu mano no debe quedar ni por encima ni por debajo de la de tu interlocutor y debe ir acompañado de un saludo verbal (“encantado de conocerte”,” Buenos días”). Sonríe y mantén el contacto visual (gestos que transmiten que eres una persona confiable). Y por último no alargues el contacto más de uno o dos segundos, resulta incómodo. En el caso de que tu interlocutor sea mujer, en el ámbito profesional se saluda dando la mano igual que a los hombres.

    A la hora de sentarse hay que evitar las posiciones enfrentadas ya que resultan muy agresivas y levantan un muro entre nosotros y nuestro interlocutor. En una mesa rectangular nos sentaremos en una posición de 90 grados y en el caso de una mesa redonda lo ideal es sentarse uno al lado del otro. Los pies bien apoyados en el suelo y las piernas ligeramente abiertas o juntas por las rodillas suele denotar sinceridad y atención. Y por último los brazos. Deben estar encima de la mesa, es muy incómodo no ver lo que la persona que tienes enfrente hace con sus manos.

    El poder de una mirada.

    En el método SocialNeuroSelling se dan claves para interpretar la comunicación no verbal y aprender a transmitir emociones positivas que nos ayuden a la hora de realizar nuestro trabajo. Es realmente un tema apasionante y largo del que podríamos estar hablando durante horas. Como no dispongo de tanto tiempo hoy quiero daros una serie de tips sobre lo que transmiten las miradas.

    • Una mirada directa a los ojos muestra interés, pero hay que vigilar en no prolongarla demasiado porque puede convertirse en una sensación amenazante. Por otra parte, no mantener el contacto visual, no mirar a los ojos o desviar la mirada continuamente denota inseguridad o falta de sinceridad.
    • Hay que vigilar hacia donde miran los ojos. Tus ojos hablan y en función de hacia dónde miren estarán diciendo una cosa u otra ya que reflejan el hemisferio cerebral empleado para procesar la información:
    • La posición de los ojos arriba y hacia la derecha, generalmente indica que la persona está inventando una imagen y cuando los ojos se dirigen hacia arriba y a la izquierda es que está recordando.
    • Una mirada hacia la derecha significa que la persona está creando sonidos y hacía la izquierda que recuerda.
    • Una mirada hacia abajo y a la izquierda denota conversación interior. Y por último dirigir la mirada hacia abajo y a la derecha es que estamos entrando en contacto con nuestros sentimientos.
    • Evidentemente estos movimientos son muy rápidos y seguidos y hay que estar entrenado para captarlos. Además, hay personas que tienen esta programación a la inversa, como a menudo pasa con los zurdos.

     

    Entrenando detectar claves de acceso ocular.

    Aprovechando que te he hablado de las claves oculares vamos a jugar a detectarlas. Para el ejercicio de hoy necesitarás un colaborador. Vamos a intentar detectar su patrón. Si puedes pedir ayuda a un niño en ellos los patrones son mucho más fáciles de detectar. Para ello utilizaremos una serie de preguntas. Hemos dicho que mirar hacia arriba tiene que ver con imágenes, hacía los lados con los sonidos y hacía abajo con los sentimientos. Ahora hemos de averiguar si la persona que tenemos enfrente recuerda hacia la izquierda e inventa hacia la derecha o al revés.

    Siéntate enfrente de la otra persona, mírale a los ojos y pregúntale:

    • ¿Cómo serían tus vacaciones ideales? En esta pregunta inventa, lo habitual es que mire hacia arriba y hacia la derecha.
    • ¿De qué color es tu coche? Recuerda, arriba izquierda.
    • ¿Cómo sonaría un martillo golpeando un cristal? En este caso auditivo creado, miraría hacia la derecha.
    • ¿Qué te he preguntado en la pregunta anterior? Auditivo recordado, mirada hacia la izquierda.
    • Recuerda interiormente una frase que te motive. Diálogo interior, hacía abajo y a la izquierda.
    • Y por último ¿tienes las manos frías? Hacía abajo y a la derecha.

    ¿Y bien, tu pareja de ejercicio como tiene los circuitos?

     El consejo de la semana.

    Podemos ayudarnos de las claves de acceso ocular para intentar reprogramar nuestro estado de ánimo. Cuando estamos deprimidos o bajos de moral tenemos tendencia a mirar hacia abajo. Te propongo que en esos días salgas a la calle, después de haber desayunado bien, y eleves la mirada. Fíjate en los tejados de las casas, en el sol que te da en la cara o la lluvia depende del día. Las copas de los árboles. Eso sí vigila no tropieces y te rompas una pierna.

    Y hasta aquí por hoy. Si quieres más información o tienes alguna pregunta no dudes en contactar conmigo a través del mail gisela@socialneuroselling.com o de la página web www.juanantonionarvaez.com y estaré encantada de ayudarte.

     

     

     

     

    Quiero saber más

    La toma de decisiones en compras

    La toma de decisiones en compras

    La toma de decisiones es un proceso a través del cual llegamos a una decisión, pero ¿qué es una decisión? Una decisión es una respuesta a una situación en la que existe más de una línea de acción, a la que llamamos opción o alternativa.

    La respuesta es una elección entre las distintas probabilidades basada en las expectativas y en la evaluación de las consecuencias en función de nuestras metas y valores. ¿Vacaciones en la playa o en la montaña? ¿Camisa blanca o negra? ¿Coche grande o pequeño? ¿Desayuno cereales (opción sana) o ese croissant de chocolate que me está llamando (opción menos sana)? A lo largo del día estamos constantemente tomando decisiones, algunas de manera casi automática y otras de manera más reflexiva.

    Decisiones rutinarias o complejas.

    A la hora de realizar una compra, el cliente puede tomar decisiones rutinarias o complejas. En el caso de las decisiones rutinarias, el proceso, está muy automatizado. Por ejemplo, cuando vamos a comprar a un supermercado. Según un estudio de dinámicas de compra en los hogares españoles, nueve de cada diez compradores van con una lista de la compra donde se anota el producto genérico (por ejemplo, leche).

    La elección de la marca se deja para el último momento en el 62% de los casos, y ésta decisión acabará basándose en percepción de calidad, ofertas, atractivo del packaging…). Dentro de las decisiones rutinarias se incluyen las compras por impulso. Vemos una tableta de chocolate y sentimos deseos de comerlo, por lo tanto, lo añadimos al carro de la compra.

    En cuanto a las decisiones complejas, son las que el cliente toma con menor frecuencia y suelen representar un mayor desembolso económico. Vamos, que a la hora de comprar un piso nos lo pensamos más que a la hora de comprar unos calcetines.

    La toma de decisiones complejas se hace en cinco fases:

    • Reconocimiento de la necesidad. En esta fase, el comprador, se da cuenta de que tiene una carencia que necesita cubrir y satisfacer. Ésta es la fase en que orientamos al cliente hacia los productos de nuestra empresa. Hemos de hacer que desee nuestros productos y no los de la competencia. Pongamos un ejemplo. Tú cliente tiene que cambiar de ciudad por motivos laborales y necesita una vivienda en el nuevo destino para él y su familia.

     

    • Búsqueda de información. Una vez consciente de su necesidad va a buscar toda la información relevante. La importancia que el cliente le dé a la compra es directamente proporcional al tiempo que le dedicará a esta fase. En esta fase has de tener claras cuáles son las necesidades de nuestro cliente y ofrecerle toda la información necesaria para cubrirlas. Colegios, farmacias, médicos, transporte público, parques para que jueguen los niños, piscina comunitaria, distancia a los respectivos trabajos… En éste paso es tu labor la de proporcionar toda la información de tu producto. Has de destacar los puntos más importantes para las necesidades de tu cliente, que tendremos muy claras porque hemos trabajado bien el punto anterior.

     

    • Evaluación de las alternativas. Para determinar cuál es la mejor opción y con toda la información recopilada, se utilizarán los criterios de evaluación para poder valorar las distintas opciones. Dependiendo de las preferencias de tu cliente, éste irá decantándose entre opciones. ¿Un piso más caro, con piscina comunitaria, poca luz, cerca del centro y más pequeño o una casita en las afueras con jardín, mucha luz y lejos del centro?

     

    • Toma de decisión. El cliente elige la mejor opción en función de sus propios criterios. En esta fase, el cliente, elige la que cree que es la mejor opción y que mejor satisface sus deseos y necesidades. Tu cliente elige el piso céntrico con piscina. Esta es el momento en que se realiza la compra.

     

    • Evaluación post-compra. Última fase pero muy importante. Una vez tomada la decisión y hecha la transacción, tu cliente evalúa cómo ha sido el proceso y la satisfacción con el producto adquirido. Si la valoración es positiva, hablará bien de ti y de tu empresa y es muy probable que vuelva a confiar en ti en un futuro. Si la evaluación es negativa, no estará satisfecho y no volverá a hacer negocios contigo, no te recomendará y probablemente hable mal de tu empresa o producto. Recuerda que es muy importante hacer un correcto seguimiento de tus posibles o presentes clientes.

    El consejo de la semana.

    Como consejo de la semana te doy una serie de hábitos para intentar mejorar tu proceso de toma de decisiones.

    • Evita aplazar decisiones. Muchas veces, por distintos motivos, vamos aplazando el tener que tomar una decisión. Factores como la inseguridad, el miedo a equivocarnos o al fracaso, la pereza, entre otros, nos hacen ir dejando pasar el tiempo sin llegar a decidirnos. Has de tener en cuenta que le no hacerlo no va a provocar que el dilema desaparezca y saber que lo tienes pendiente te provocará ansiedad, incluso puedes decidir no decidir, pero aun haciéndolo ya has tomado una decisión y podrás dar por zanjado el tema. Ten en cuenta también que tomar decisiones en el último momento hace más fácil que puedas equivocarte por precipitarte. Recuerda que las prisas nunca fueron buenas consejeras.

     

    • Ojo con las emociones. Has de intentar ser lo más objetivo posible a la hora de tomar una decisión y analizar la situación fríamente. Has de ser capaz de dejar de lado tu situación personal y centrarte en los hechos. Vuelve a coger papel y lápiz (cada semana te hago escribir algo jajaja) y anota los pros y contras de la decisión. También sería bueno que imaginaras las consecuencias de tu elección a largo plazo. Plantéate el peor escenario y busca soluciones alternativas.

     

    • Y si a pesar de todo te equivocas…¿y qué? Has de aprender a aceptar que eres capaz de equivocarte, a veces elegimos bien y otras menos bien. De los errores también se aprende y todos nos equivocamos. Como dijo Alexander Pope: “Errar es humano, perdonar es divino y rectificar de sabios”.

    En el método SocialNeuroSelling se dan tips y hábitos que nos ayudarán a mejorar nuestro proceso de toma de decisiones y también se ejercita el proceso a través de los gimnasios cerebrales.

    Entrenando la toma de decisiones.

    La solución al problema de lógica de la semana pasada es: “Sí le pregunto al otro vigilante por qué puerta tengo que salir para no morir,¿cuál dirá?”

    En el ejercicio de esta semana vamos a trabajar la toma de decisiones. Te voy a plantear una situación hipotética sobre la que tendrás que tomar una decisión.

    La situación es la siguiente: En un momento en que tu situación económica te lo permite te planteas la compra de una segunda residencia. Algo pequeño, en un pueblo turístico costero, a la que esperas sacarle rendimiento alquilándola en temporada alta. Tras la compra te quedarás sin ahorros. ¿Compras o no?

    Antes de tomar una decisión, anota cinco aspectos positivos y cinco negativos.Después decide argumentando el por qué de tu decisión.

    Y hasta aquí por hoy. Si tienes alguna duda o quieres más información no dudes en contactar conmigo vía mail gisela@socialneuroselling.com o a través de la página www.juanantonionarvaez.com y estaré encantada de ayudarte.

    Quiero saber más

    Alimentando nuestro cerebro.

    Alimentando nuestro cerebro.

    Dijo Hipócrates: ”sea el alimento tu medicina y la medicina tu alimento”, resaltando la importancia de la alimentación en el buen funcionamiento de nuestro organismo y mantenimiento de la salud.

    Cerebro y dieta.

    Lo primero que me gustaría aclarar es que no existe ninguna dieta específica para optimizar el rendimiento del cerebro, ya que las dietas equilibradas están pensadas para conseguir un buen funcionamiento integral del organismo. Pero si que hay alimentos y hábitos que nos ayudarán a mantenerlo sano.

    Hecha la puntualización, vamos allá. Los malos hábitos alimenticios se relacionan directamente con el deterioro de las funciones cognitivas. Destacar que el cerebro es el órgano que más energía consume, aproximadamente el 20% de toda la energía diaria en el caso de los adultos. Tenemos la costumbre de comer algo antes de practicar deporte pero no antes de un ejercicio intelectual intenso, ¿quizás deberíamos planteárnoslo?

    Y así llegamos a mi consejo favorito, vale la pena madrugar para tomar un buen desayuno. Cuando nos levantamos, nuestro cerebro, lleva mucho tiempo sin comer y tiene hambre. Y piensa en cómo te sientes cuando tienes hambre, pues a tu cerebro le pasa lo mismo, no rinde. Un desayuno sano y completo mejora el rendimiento intelectual pues constituye una fuente de energía que el cerebro necesita después de un periodo de ayuno. Su realización incrementa la concentración, la memoria y otras habilidades mentales.

    ¿Y qué podemos desayunar? Un buen desayuno sería, por ejemplo, un par de rebanadas de pan integral con tomate, aceite de oliva y jamón, un vaso de leche (si quieres con café) y un zumo de naranja. Otro ejemplo de desayuno equilibrado podría ser un bol de cereales integrales sin azúcar con leche o yogurt, café y un kiwi.

    Los nutrientes de nuestro cerebro.

    El cerebro se alimenta principalmente de glucosa y necesita alimentarse constantemente para permanecer activo. Para ello requiere diez veces más sangre que el tejido muscular ya que no dispone de un reservorio de glucosa para utilizarla cuando la necesita.

    También son importantes las proteínas, que durante la digestión son descompuestas en aminoácidos, y estos a su vez, son el material de construcción de los neurotransmisores.

    Y por último, el cerebro, necesita grasa insaturada, en especial omega-3 y omega-6, que nos ayudan a la formación y protección de las células cerebrales.

    Una vez esbozadas las necesidades nutricionales de nuestro cerebro, vamos con algunos consejos:

    • Un 70% de tu cerebro está compuesto por agua, por lo tanto, es muy importante mantenerlo hidratado y para ello necesitamos beber agua. La deshidratación de relaciona con falta de concentración e incluso disminución de la memoria.
    • Para mantener los niveles de glucosa es importante ingerir hidratos de carbono (pan, pasta, arroz, cereales integrales y legumbres). Hay investigaciones que demuestran que la ingesta de estos productos reduce el cansancio y mejora la memoria y la agilidad mental.
    • Los ácidos grasos omega-3 y omega-6 no los puede sintetizar el organismo y por ello necesitamos consumirlos con la dieta. Son los responsables de transportar algunas vitaminas y forman parte de las membranas celulares. Otra de sus funciones es la de proteger el cerebro de las dolencias de la edad. Los encontramos en los aceites vegetales, pescado azul (salmón, sardinas, atún…), frutos secos y marisco.
    • Frutas y verduras son indispensables en nuestra dieta. Contienen minerales, vitaminas y fibra. Nos ayudan a la conservación de las capacidades cognitivas además de ayudarnos a disminuir el riesgo de sufrir tumores cerebrales.
    • Hay estudios que demuestran que el consumo de fibra disminuye el riesgo de sufrir un derrame cerebral. Ayuda a regular los niveles de colesterol y retrasa la absorción de los hidratos de carbono favoreciendo que el cerebro reciba la glucosa que necesita. Encontramos fibra en verduras, frutas, legumbres, arroz y cereales integrales.
    • Vitamina B6. Ayuda al mantenimiento del sistema nervioso, participa en la formación de neurotransmisores, ayuda a regular los estados anímicos y participa en la transformación de las grasas y los hidratos de carbono en energía. Teniendo en cuenta estas funciones, es fácil deducir, que es imprescindibles para el buen funcionamiento de nuestro cerebro. La encontramos en huevos, carens rojas, cereales y panes integrales, legumbres, riñones, frutos secos, lácteos y verduras.
    • Vitamina B12. Participa en el metabolismo de las proteínas, es esencial para la producción de células y regula el funcionamiento del sistema nervioso y el cerebro entre otras funciones. Es la vitamina cerebral por excelencia y la encontramos en las proteínas de origen animal. Vísceras, huevos, atún, sardinas, lácteos, almejas y carne.

    Los radicales libres.

    Hay unas sustancias químicas perjudiciales para nuestra salud y la regeneración celular llamadas radicales libres. Son sustancias químicas resultantes de procesos metabólicos y que intervienen en el intercambio celular del oxígeno y causan un importante daño oxidativo. Su producción se incrementa con el estrés, el sobrepeso, el tabaco… Para combatirlos también podemos recurrir a la ayuda de los alimentos.

    Las vitaminas A, C, E, B6 y B12 y ciertos minerales, actúan como antioxidantes. ¿Y dónde encontramos estos nutrientes?

    • Vitamina C. En cítricos (naranjas, mandarinas, limones…), espinacas, coles de bruselas, fresas, papaya, kiwi y pimientos entre otros.
    • Fibras, minerales y ácido fólico en verduras y hortalizas.
    • Vitamina E. En la yema del huevo, margarina, lácteos en general (leche, yogurt, queso…), cereales integrales y vegetales verdes.
    • Vitamina A. pescado azul, yema del huevo, lácteos (mantequilla, leche, yogurt, queso…), zanahorias, tomates, pimientos, albaricoques, calabaza, melón…
    • Entre los minerales destacamos:
      • Lo encontramos en la avena, nueces, marisco, setas, cebollas, judías, pepino, ajo y levadura de cerveza.
      • Fósforo. Carne, pescado, lácteos, legumbres (garbanzos, lentejas, habas…), ciruelas secas, uva pasa, higos secos, dátiles secos, pistachos, nueces, piñones o avellanas…
      • Cereales, soja y frutos secos.
      • Pescado azul, moluscos y frutos secos.

    Y nos ponemos a trabajar..

    Como ejercicio para esta semana te propongo que durante cuatro o cinco días anotes todo lo que consumes y bebes y luego compruebes si estás dándole a tu cerebro todos los nutrientes que necesita. En los gimnasios cerebrales damos pautas para llevar una dieta sana y equilibrada que nos ayude a conseguir el máximo rendimiento cerebral.

    Y para acabar un problema de lógica para poner a trabajar nuestras bien alimentadas neuronas. Anímate a pensar un poco que no es muy difícil.

    “Estamos ante dos puertas. Una lleva a una muerte segura y la otra nos permite escapar. Delante de cada puerta hay un vigilante y sabemos que uno de los vigilantes siempre dice la verdad y el otro siempre miente, pero no sabemos quién es quién. Si solo podemos hacer una pregunta a uno de los vigilantes, ¿qué pregunta debemos hacer para estar seguros de elegir la puerta correcta?”

    La respuesta la semana que viene pero si ya estás seguro de tenerla puedes dejarla en comentarios.

    Si tienes cualquier duda o quieres recibir más información, no dudes en dejarme un comentario o contactar conmigo a través del mail gisela@socialneuroselling.com y estaré encantada de ayudarte.

     

    Quiero saber más

    Enemigos de nuestro cerebro: el estrés.

    Enemigos de nuestro cerebro: el estrés.

    Uno de los factores determinantes del deterioro cognitivo es el envejecimiento, pero también hay otros factores que influyen en la disminución de eficacia de nuestro cerebro. Mala alimentación, vida sedentaria, la rutina, algunos fármacos o el estrés son algunos de los factores que influirán negativamente sobre nuestras capacidades cognitivas. En esta ocasión nos centraremos en el estrés.

    CONOCIENDO A TU ENEMIGO: EL ESTRÉS.

    El estrés es una respuesta exagerada de nuestro organismo a una situación que percibimos como amenazante o de demanda incrementada. Y ahí está el secreto, que percibimos como. Al ser una interpretación subjetiva no a todos nos estresan las mismas cosas. Por desgracia vivimos en una sociedad en la que el nivel de exigencia y auto exigencia es muy elevado. Hemos de ser buenos padres, tener relaciones maravillosas, dar buena imagen, ser exitosos en nuestros proyectos, en resumen, triunfar en todas las facetas de nuestra vida y siento desengañarte, pero nadie es perfecto.

    Cierta cantidad de estrés es necesaria. El estrés es una respuesta natural que nos ayuda a adaptarnos a los cambios y afrontar los retos de nuestra vida diaria. El problema viene cuando esa respuesta se prolonga en el tiempo. Estar todo el día tensionados tiene sus consecuencias tanto físicas como psicológicas.

    Entre los síntomas físicos de estrés destacaremos la tensión muscular, palpitaciones, sudoración excesiva, fatiga, dolores de cabeza, malas digestiones, eccemas o picores, disfunción sexual, problemas cervicales, contracturas musculares…

    Entre los psicológicos, depresión o ansiedad, cambios bruscos de humor, irritabilidad, nerviosismo, miedo a la hora de tomar decisiones, miedo al fracaso, dificultades de atención y concentración…

    Estos son sólo algunos de los síntomas, pero creo que nos permiten hacernos una idea de cómo el estar estresados puede repercutir negativamente tanto en nuestro desempeño laboral como en nuestras relaciones sociales.

    ARMAS CONTRA EL ESTRÉS.

    Ahora que conocemos un poco mejor a nuestro enemigo, vamos a ver de qué armas disponemos para vencerlo.

    • Ejercicios de relajación. Existen técnicas y ejercicios de relajación que nos ayudan a diluir la tensión diaria. Son ejercicios sencillos que puede realizar cualquier persona a no ser que exista alguna contraindicación médica. En el gimnasio cerebral se dan distintas técnicas para poder aprender a relajarnos.
    • Ejercicio físico. El ejercicio físico también es un buen aliado para combatir el estrés. La práctica regular de ejercicio (un mínimo de media hora tres días por semana) nos ayudará a reducir el estrés. El ejercicio disminuye los niveles de adrenalina y cortisol, hormonas que liberamos al estar estresados, y aumenta el nivel de endorfinas que producen sensación de placer y bienestar.
    • Sé que es difícil, ya que normalmente vamos contrarreloj, pero pararse a reflexionar sobre lo que nos agobia, buscar alternativas, estudiar otros puntos de vista, plantearse objetivos razonables y disminuir el nivel de auto exigencia, nos ayudará a reducir el estrés.
    • La alimentación. Generalmente nuestros hábitos alimentarios sufren cambios en situaciones de estrés. Nuestro apetito puede aumentar debido a la ansiedad, haciendo que nuestra ingesta aumente desproporcionadamente, o puede disminuir como consecuencia de la sensación de tener el “estómago cerrado”. Una alimentación sana y variada, respetando los horarios de las comidas y reducir el consumo de alcohol y dulces, mejorará nuestro estado de salud en general y nos ayudará a disminuir el estrés. Hemos de alimentar correctamente el cerebro para mantenerlo sano y que nuestras capacidades cognitivas estén al máximo rendimiento.
    • Buscar distracciones y tener vida social. Has de encontrar un momento para hacer cosas que te gusten, leer, pintar, escuchar música, pasear… Actividades que te ayuden a desconectar y olvidarte un poco de las obligaciones. Relacionarnos con personas de nuestro entorno y disfrutar de conversaciones, realizar actividades conjuntas y fortalecer amistades, tiene un efecto terapéutico.

    Por descontado, todos estos consejos son a nivel orientativo, si sientes que el estrés interfiere en tu vida diaria de manera que eres incapaz de llevar a cabo tus quehaceres o repercute seriamente en tu salud, deberás buscar ayuda profesional que te ayude a lidiar con él.

    Y como siempre, si tienes cualquier duda o quieres más información, no dudes en contactar conmigo.

     

    Quiero saber más

    Las funciones ejecutivas

    Las funciones ejecutivas

    ¿Qué son las funciones ejecutivas?

    Las funciones ejecutivas son actividades mentales complejas que nos permiten convertir el pensamiento en acciones, planes y decisiones, y así, poder responder de una manera flexible, eficiente, organizada y eficaz a las demandas del entorno. Podríamos decir que son las funciones que nos ayudan a actuar de una manera eficaz, creativa y socialmente aceptable.

    Son de gran importancia en nuestro desempeño cotidiano porque están implicadas en el aprendizaje, la programación, la planificación y la toma de decisiones.

    Algunas investigaciones consideran que dichas funciones son las más sensibles al envejecimiento. Dependen del lóbulo frontal que es el que más se deteriora con el paso de los años. El lóbulo frontal tiene funciones ejecutivas, sociales, emocionales, motoras y lingüísticas.

    Las funciones ejecutivas se caracterizan por tener cuatro componentes:

    • Formulación de metas.
    • Planificación.
    • Implementación de planes.
    • Ejecución efectiva.

    En cuanto a las funciones emocionales, el lóbulo frontal es el encargado de regular nuestra conducta y reprimir los impulsos. También nos ayuda a entender los estados emocionales y mentales de los demás.

    Un caso que supone un pilar fundamental en la definición del concepto de las funciones ejecutivas es el de Phineas Gage. Gage era un barrenero que trabaja en la construcción de una línea ferroviaria. En el año 1848, a la edad de 25 años, una carga de explosivo que había colocado exploto antes de tiempo cuando la estaba cubriendo y compactando con ayuda de una barra de hierro. El resultado fue que la barra salió disparada atravesando el cerebro de Gage, entrando por el pómulo izquierdo, por debajo del ojo, y saliendo por el centro de la cabeza, por detrás de la frente. Era una barra de hierro de 1,10 m de longitud y 3,2 cm de grosor. Gage no murió, de hecho se levanto a los pocos minutos de extraerle la barra, habló y subió por su propio pie al carro que le transportó hasta el consultorio médico. El doctor Jhon Martyn Harlow le curó la herida y cuando estuvo mejor pudó volver a su casa.

    Gage estaba bien físicamente, a excepción de la pérdida de visión del ojo izquierdo, pero psicológicamente algo había cambiado. Tanto su familia como sus compañeros de trabajo aseguraron que nunca volvió a ser el mismo. Anteriormente al accidente era un hombre responsable, después hacía constantes planes de futuro que era incapaz de llevar a cabo. Tras varias peleas perdió su empleo en el ferrocarril y a partir de entonces cambió frecuentemente de trabajo. Sus conocidos decían que se volvió inestable, grosero, ofendía a los demás y era de poco fiar. Murió doce años después tras una serie de crisis epilépticas.

    Podríamos decir que se volvió deshinibido tanto emocional como socialmente. La lesión en el lóbulo frontal altero el desempeño de sus funciones dificultando la capacidad de planificar, llevar a cabo y corregir la conducta. Fue el primer caso en el que se comprobó que cambios materiales en el cerebro producían, no sólo alteraciones en las capacidades cognitivas sino también en el comportamiento.

    Si me permitís la referencia cinéfila en la película de “El Exorcista” los doctores atribuyen el cambio del comportamiento de la niña a una lesión en el lóbulo frontal.

    Centrándonos de nuevo en el lóbulo frontal, cuando realizamos actividades rutinarias, el lóbulo frontal prácticamente no trabaj porque las realizamos de manera automática. Es en las novedades y las situaciones imprevistas cuando activamos esta zona de nuestro cerebro creando nuevas conexiones y manteniéndolo en forma.

    ¿Por qué es importante entrenar nuestras funciones ejecutivas?

    Pero entonces, ¿qué problemas pueden surgir ante el deterioro de nuestras funciones ejecutivas?

    • Dificultades para focalizar la atención y para iniciar/finalizar una tarea.
    • Problemas de planificación, ejecución y definición de objetivos.
    • Fallos en la toma de decisiones debidos a la impulsividad.
    • Fallos de memoria.
    • Reducción de la fluidez verbal.
    • Dificultades para establecer el orden y la organización temporal.

    Y estos serían solamente los que influirían más directamente en el desarrollo de nuestra actividad laboral. Podríamos incluir también:

    • Carencias en el establecimiento de relaciones afectivas.
    • Falta de control de impulsos.
    • Pérdida de autonomía.

    Quizás la pregunta a plantearnos entoces sería, ¿qué tenemos que hacer para mantener sanas nuestras funciones ejecutivas?. Lo que más me gusta recomendar, romper rutinas. La rutina no es necesariamente “mala” aunque sus connotaciones suelen asociarse a significados negativos. De una relación tediosa suele decirse que ha caído en la rutina, al final de las vacaciones volvemos a la rutina de siempre…El ser humano tiende a crear rutinas en su vida y ello conlleva seguridad, hábitos saludables (como comer siempre a las mismas horas o respetar las horas de sueño), disminuye la necesidad constante de estar tomando decisiones reduciendo el estrés y nos ayuda a organizar mejor el tiempo. Pero a la vez, estas rutinas, hacen que nuestro cerebro se acomode, trabaje menos y pierda capacidades. Las rutinas disminuyen la atención, la concentrción, la motivación y la creatividad, capacidades que influyen directamente en el proceso de toma de decisiones.

    Y ya que está ahí, ¿por qué no nos las saltamos de vez en cuendo? Pequeños cambios en nuestras rutinas diarias harán que nuevos estímulos lleguen a nuestro cerebro y este se ponga en marcha. Pequeños cambios como probar comidas nuevas, leer libros de un género que no sea el que habitualmente leemos, cambiar el recorrido para ir al trabajo, escuchar nuevos grupos de música, practicar un deporte nuevo…

    Pero no es suficiente. Aún en el caso de personas que tengan un trabajo que les exija una gran actividad cerebral, estudien o hagan mucho sudokus (como me dicen muchas veces), es muy probable que se estén trabajando mucho algunas funciones y descuidando otras. Es por ello que a través de la gimnasia cerebral se pretende asegurar un trabajo íntegro de todas nuestras funciones y potenciar aquellas más necesarias para nuestra vida diaria.

    Ya para acabar, mi recomendación para esta semana es que salgas a cenar. Atrévete a probar un tipo de cocina nuevo, que nunca hayas probado, y vívelo como una experiencia sensorial. Concéntrate en los olores, los colores, los sabores, juega a intentar averiguar los ingredientes de los platos. Y si se te da bien la cocina, ¿por qué no probar una receta de otro país? Busca una con ingredientes que no conozcas o prueba combinaciones nuevas. Te dejo el enlace de la receta de un postre hindú por si te apetece probarlo.

    Rompe rutinas y pon a trabajar tu cerebro.

     

     

     

    La percepción

    La percepción

    por Gisela Boada, coordinadora del SocialNeuroGym

    Según Ulric Neisser, psicólogo americano y uno de los fundadores de la Psicología Cognitiva, la percepción es un proceso activo-constructivo, siendo ésta el lugar de encuentro de la cognición y la realidad. En la Psicología moderna es un flujo constante que permite la interacción con el entorno. 

    Podríamos definir entonces la percepción como el proceso mediante el cual el sistema nervioso capta, organiza y procesa los cambios en el entorno y en el propio organismo, preparándonos para actuar en consecuencia.Es decir, es la interpretación que hacemos del estímulo que nos llega. Y en este caso, el término “interpretación” es muy importante, ya que, a través de la percepción construimos nuestra realidad, lo que reconocemos e interpretamos como real aunque no sea la realidad auténtica. 

    Llegados a este punto me gustaría diferenciar entre sensación y percepción. La sensación es el estímulo que llega a nuestros órganos sensoriales (vista, olfato, gusto, oído y tacto) en bruto, sin elaborar, precede a la percepción y llega al sistema nervioso. De la percepción se encarga el cerebro, comparando la sensación con experiencias anteriores, categorizándola y otorgándole un significado. 

    Sigamos hablando de la realidad. Si hemos establecido que la percepción es un proceso activo gracias al cual construimos la realidad que nos rodea, es lógico pensar que en ese proceso de construcción se pueden producir errores. A estos errores les llamamos sesgos perceptivos y son conclusiones erróneas a las que llegamos a partir de lo que observamos o recordamos. Se producen muchísimos sesgos por lo que sólo citaré algunos:

    • Sesgo de confirmación. Es la tendencia de las personas a dar mayor importancia a las informaciones que confirman las propias creencias y a subestimar las que las contradicen. Un ejemplo sería el del inversor que presta atención a todas aquellas informaciones que confirman su intención de inversión y pasa por alto todas aquellas que se la desaconsejan.

     

    • Sesgo de autojustificación. Siempre encontramos motivos para justificar una acción o decisión por muy cuestionable que esta sea. Si superas con creces el presupuesto que tenías pensado para las vacaciones sólo te quedan dos opciones, justificarte y decirte que es lo que necesitabas, que este año ha sido tan duro que te lo mereces, la sorpresa que le darás a tu pareja bien lo vale o reconocer que te has excedido y generalmente somos reacios a reconocer errores.

     

    • Sesgo retrospectivo. Es la tendencia a ver sucesos ya pasados como predecibles, o dicho de otro modo el “ya te lo dije”. Un cliente en el que has invertido mucho tiempo y esfuerzo deja de trabajar contigo pero tú ya te lo veías venir.

     

    • Ilusión de control. Es la percepción de poder controlar o influenciar en eventos impredecibles. Creer que saldrá un número concreto en los dados por tirar de determinada manera o creer que con nuestras decisiones controlamos la rentabilidad que obtendremos en inversiones.

     

    • Profecía autocumplida. Cuando tenemos una creencia firme respecto a alguien acaba cumpliéndose, para ello adaptamos nuestra conducta a nuestras creencias. Este sesgo se ha estudiado mucho en el ámbito laboral y académico. Los trabajadores que mayor desempeño laboral logran en sus puestos de trabajo son aquellos que sus superiores han “profetizado” que lo harán mejor. La creencia de que lo harán mejor hace que se les dediquen más recursos, más apoyos y más tiempo que al resto, por lo que al final acaban materializándose mejores resultados en comparación con el resto de los trabajadores.

    Este sesgo también se llama efecto Pigmalión. Pigmalión, rey de Chipre, no encontraba una mujer que se ajustara a su ideal de belleza. Cansado de buscar decidió volcar toda su pasión en el arte de la escultura y así fue como creo la escultura de una mujer de una belleza inigualable, Galatea.

    Pigmalión se enamoró perdidamente de su creación llegándola a tratar como si fuera una mujer viva. Finalmente la diosa Venus se apiada del amor del rey y acaba otorgándole el don de la vida a Galatea convirtiéndola en una mujer real. Así es como lo que el rey pensaba acaba convirtiéndose en realidad.

    • Sesgo de anclaje. Es la tendencia a confiar en exceso en una referencia pasada o elemento informativo a la hora de tomar una decisión. Este sesgo es muy utilizado en marketing, por ejemplo, un vendedor espabilado mostrará al cliente un producto sobrevalorado para que luego, todos los productos que muestre, sean percibidos como más baratos en comparación y ayude al cliente a decantarse en la toma de decisión.

     

    • Efecto de la primera impresión o efecto halo. Consiste en quedarnos con los aspectos que nos llaman la atención en una persona la primera vez que la vemos. A partir de entonces establecemos las características personales en base a lo que nos llamó la atención la primera vez. Si nos presentan una persona que nos resulta atractiva automáticamente le otorgamos cualidades positivas.

     

    • Sesgo de atribución. Nosotros ocupamos el puesto que nos merecemos (o no) fruto de nuestro esfuerzo y dedicación a la empresa. ¿Y Pepe? Pepe no. Pepe es el yerno del director.

    Seguramente mientras leías pensabas cosas como “esto no me pasa a mí” o “esto es lo que le pasa a Pepe”…pues que sepas que estos pensamientos también se deben a un sesgo, el del punto ciego. Este sesgo es la tendencia a percibir los sesgos cognitivos más en otras personas que en uno mismo. Como la paja en ojo ajeno.

    Estos son sólo algunos de los sesgos cognitivos que influyen en nuestra percepción y en la toma de decisiones. Como cualquier habilidad cognitiva, la percepción, es susceptible de ser entrenada. La audición, la visión, el olfato, el gusto y el tacto cuentan con sistemas de percepción específicos. En el ser humano la visión es preponderante, seguida de cerca por la audición, siendo capaz de eclipsar al resto de los sentidos. En el gimnasio cerebral trabajaremos sobretodo la percepción visual y auditiva con ejercicios específicamente diseñados para este propósito.

    Si te ha quedado cualquier duda o quieres más información, no dudes en contactar conmigo a través de la página web www.juanantonionarvaez.com. Y recuerda, para la mente nunca es suficiente, a seguir entrenando.

    Quiero saber más

    La atención

    La atención

    La atención es una de nuestras capacidades cognitivas más importantes, ya que, sino prestamos atención de una manera adecuada, la información que llega a nuestro cerebro puede ser incompleta o deformada y por lo tanto alterar el funcionamiento del resto de nuestras capacidades cognitivas.

    Podemos definir la atención como un mecanismo que activa una serie de procesos que nos permiten ser más receptivos a lo que ocurre en nuestro entorno y nos ayuda a mejorar la eficacia en la ejecución de tareas.

    Nuestro entorno suele ser complejo y rico en información. Numerosos estímulos llegan de manera simultánea a nuestros sentidos y hemos de ser capaces de procesarlos y responder a ellos, incluso de manera simultánea.

    Por ejemplo, escribimos en el ordenador mientras hablamos por teléfono y de fondo hablan nuestros compañeros de trabajo.Durante el desarrollo tu actividad laboral, la falta de atención puede repercutir en distintos aspectos: te dificultará la organización del trabajo, obstaculizará el inicio y la finalización de proyectos, te supondrá problemas a la hora de gestionar los tiempos y provocará olvidos repetidos.

    Está claro que si tienes que realizar un trabajo, pero no has prestado una atención adecuada a las instrucciones que se te proporcionan, difícilmente serás capaz de llevarlo a cabo de una manera efectiva. Si no prestas la atención adecuada al discurso de tu cliente, difícilmente serás capaz de detectar sus necesidades. Y así un gran número de situaciones que se pueden crear por falta de atención y no ser capaz de realizar un adecuado análisis de la realidad que te rodea o captar las exigencias de tu entorno.

    Lo bueno de la atención es que puedes trabajarla y entrenarla para potenciarla, a través de ejercicios diseñados expresamente para ese propósito. Y los resultados se notan. La ejecución de los trabajos será más rápida y eficaz, se reducen los problemas de gestión de tiempos, te sentirás más seguro a la hora de realizar tu trabajo y esto influye indirectamente en el ambiente laboral. Se mejora mucho el trabajo en equipo ya que cada miembro del grupo tiene claras sus funciones. Los beneficios son múltiples y repercuten sobre diversos aspectos de la empresa.

    Te propongo un ejercicio sencillo para empezar a trabajar la atención. La idea es que elijas un objeto de tu entorno cotidiano y lo observes atentamente durante un par de minutos. Después retíralo de tu vista, coge lápiz y papel e intenta recordar todos los detalles que puedas sobre el objeto en cuestión. Cuando ya no se te ocurran más, vuelve a mirar el objeto y repasa todos los detalles que has pasado por alto. Seguro que son más de los que imaginas. Te recomiendo que empieces por un objeto simple, por ejemplo un jarrón poco decorado y vayas aumentando la dificultad. Puedes trabajar con el mismo objeto tres o cuatro días y después cambiarlo por otro. Hazlo una vez al día durante un par de semanas.

    Un consejo para mejorar tu atención es que escribas a mano. Cuando escribimos en el teclado lo hacemos de manera automática. Al escribir a mano aumentamos nuestra concentración prestando atención a la actividad que estamos ejecutando, nuestro cerebro hace un mayor esfuerzo y la información queda mejor fijada en nuestra memoria. Los beneficios de escribir son muchos y por desgracia es una costumbre que estamos perdiendo.

    Gisela Boada

    Quiero saber más

    SocialNeuroGym©SNG

    SocialNeuroGym©SNG

    Envía este formulario para tener una hora de consultoría gratis

    Del mismo modo que tu cuerpo va envejeciendo también lo hace tu cerebro. El deterioro de tus estructuras cerebrales, la pérdida neuronal, la disminución de neurotransmisores… todo ello son variables importantes que afectan al deterioro general de tu mente.

    Pero no es sólo el envejecimiento lo que provoca la disminución de tus capacidades cognitivas. El estrés, por ejemplo, no sólo provoca sintomatología física, también afecta de forma directa a tus emociones y a la capacidad de razonar con claridad.

    Otro gran enemigo de la estimulación cerebral es la rutina. El ser humano tiene tendencia a establecer actividades diarias rutinarias. Nos sentamos en la misma silla para comer, hacemos cada día el mismo recorrido para ir al trabajo, compramos en las mismas tiendas… Aún en el caso de personas que estudian o desempeñan trabajos que necesitan un esfuerzo cognitivo se acaban trabajando mucho algunas capacidades y descuidando otras.

    Sin embargo no todo está perdido, puedes trabajar tus capacidades con el fin de potenciarlas.

    Si hasta hace poco la estimulación cognitiva era un ámbito reservado a las personas mayores y jubilados, cada vez más personas se están dando cuenta de la importancia de la ejercitación del cerebro. El ritmo de vida acelerado, la multitarea y la necesidad de mantener una mente lúcida para el desempeño de tus tareas diarias han hecho que cobre importancia la ejercitación cerebral no solo a nivel personal sino también entre ejecutivos, empresarios, profesionales y estudiantes para poder conseguir un máximo rendimiento.

    En el SocialNeuroGym©SNG trabajamos estas capacidades a través de la estimulación cognitiva, es decir, un conjunto de técnicas y estrategias que pretenden la optimización de las mismas.

    Los beneficios son rápidamente observables. Se inicia el entrenamiento con un programa básico, en el que se aprende el funcionamiento del gimnasio y se trabajan las capacidades de forma genérica. Este primer estadio está pensado para mejorar la plasticidad neuronal, aumentar el potencial y el funcionamiento cerebral y prevenir el avance de déficits cognitivos inherentes a la edad. Podríamos decir que es como ir al gimnasio con el control de un entrenador y un plan hecho a la medida de tus necesidades y objetivos.

    Una vez realizado el programa básico entran en juego los programas de “alto rendimiento”.En el programa para ejecutivos y emprendedores se refuerzan las capacidades de atención, ejecución, memoria y relajación. Con este programa se pretende mejorar el rendimiento de los profesionales y por lo tanto la productividad. Se mejora tanto el ambiente laboral como la autoestima de los trabajadores incidiendo ello de manera directa en el potencial de la empresa.

    En el programa para estudiantes trabajamos tres puntos básicos muy relacionados con el aprendizaje: la potenciación de la atención, la concentración y la memoria.El entrenamiento se inicia con una batería de test y una entrevista en la que se establecerán los objetivos y las capacidades a potencia. Esto permite definir los ejercicios que diariamente deberás hacer durante unos quince minutos para conseguir los resultados. Cada quince días se realizarán entrevistas personales y una vez al mes una valoración.

    Hay que tener en cuenta que todo el proceso es personalizado y de esta manera puede irse adecuando el entrenamiento.

    Para recibir información más detallada simplemente tienes que entrar en www.juanantonionarvaez.com y rellenar el formulario de contacto que encontrarás en el menú de la web.

    Uso de cookies

    Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

    ACEPTAR
    Aviso de cookies
    Páginas Web Amigas: www.seox.es | SEO RSS SEOX | www.linkdin.es | Linkdin no es Linkedin: como usar Linkedin |
    Share This